En horas de crisis, el Gobierno publicó ayer un decreto que blanquea cuál será su estrategia para sostener una expansión del gasto, especialmente del área social, para mejorar sus chances electorales.

Con la norma 622, publicada ayer en el Boletín Oficial, incorpora al presupuesto 2021 los Derechos Especiales de Giro (DEG) recibidos del Fondo Monetario Internacional (FMI) por un monto equivalente a U$S 4.334 millones, que también usará para hacer frente a los dos próximos pagos al organismo multilateral.

Los DEG fueron creados por el FMI para proveer de liquidez a las economías del mundo, a fin de brindar reservas adicionales.

En concreto, lo que hace el Gobierno es repetir una maniobra contable a la que el kirchnerismo viene apelando desde hace años: poder emitir Letras Intransferibles (LI) que le "venderá" al Banco Central (BCRA) en un precio ya fijado de $422.174 millones (considerando el cambio oficial vigente a la fecha).

Logra hacer "aparecer" así una fuente de financiamiento monetario que no figuraba en los presupuestos pero que implica financiar una mayor proporción de la expansión del gasto prevista con emisión monetaria.

A través del decreto 622, se dispuso sumar los recursos del FMI de modo de poder eludir una restricción respecto a los "adelantos transitorios" que el Central le puede pasar a Tesorería y que no deben exceder la suma del 20% de la recaudación de los últimos 12 meses y el 12% de la Base Monetaria.

Dicho de otro modo, con los $422.000 millones el Tesoro espera cancelar adelantos transitorios del Central. Es porque la capacidad del Central de seguir emitiendo dinero a través de adelantos estaba cerca de su límite.

Por un lado, Economía usará DEG para cancelar deuda con el Central, y así permitirle seguir emitiendo pesos, y por el otro recupera esos mismos DEG al colocarle deuda a cambio de ellos. Le da los dólares del Fondo al Central e inmediatamente se los saca.

Según economistas, el BCRA le compra los DEG al Tesoro a cambio de emisión de pesos, con esos pesos el Tesoro puede gastar más, eludiendo la restricción de la Carta Orgánica del Banco Central, y le coloca a éste una letra intransferible con la cual el Central le paga al FMI.

La maniobra asegura que la emisión de pesos deberá seguir a full, con lo que eso implica en términos inflacionarios.

Es muy probable que el Tesoro use los pesos que reciba por la venta para ir cancelándole al BCRA buena parte de Adelantos Transitorios "para que el organismo pueda recuperar capacidad de emisión que estaba al límite, sin tener que cambiar la Carta Orgánica (CO).

"Los dólares que nos dio el FMI el Tesoro se los vende al BCRA a cambio de pesos que usará para gastar. Luego el BCRA le devolverá los dólares al Tesoro a cambio de un título de deuda (o paga Dios) que sólo el BCRA puede tener", tradujo el economista Alejandro Kowalczuk.

Las Letras Intransferibles que se colocarán al BCRA ayudan a debilitar su patrimonio y a mantener en jaque la salud del peso. Serán emitidas a diez años de plazo.

Según especialistas, los DEG se venden por pesos y luego se recuperan con una Letra Intransferible para pagar a FMI. En el decreto se menciona que el 22 de septiembre y 22 de diciembre operan vencimientos con el Fondo. Fuentes oficiales aseguraron que el dinero del Fondo es para cubrir gastos sociales mientras el oficialismo espera revertir resultados electorales, además de usarse esos montos para necesidades de la pandemia. Con este truco contable, el Ejecutivo reedita una maniobra que usó el primer gobierno de Cristina Kirchner en 2009, cuando también recibió un giro excepcional del FMI como respuesta a la crisis financiera global de 2008.

Próximo pago

Argentina deberá afrontar el miércoles un pago por U$S1.900 millones al Fondo Monetario Internacional, (FMI), mientras que los analistas evalúan si se abrió o no un nuevo escenario político tras el resultado de las PASO, que podría derivar en la búsqueda de un acuerdo.

Axel Kicillof analiza dar créditos para llevar calma


El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, anunciará por estas horas una serie de medidas de gestión para calmar el contexto de crisis política en la que se enredó el Frente de Todos tras la derrota en las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) y mostrarse proactivo hacia la reactivación que propone el gobierno.

El mandatario provincial terminó de definir el rumbo el pasado viernes, luego de la reunión que mantuvo con intendentes del interior bonaerense. De esta forma, al dar por concluida la ronda de encuentros con los distintos jefes comunales de la provincia con los que se juntó durante los últimos días en la ciudad de La Plata, Kicillof definía la característica de los anuncios.

Ahora, el Gobierno provincial avanzará con anuncios de créditos a través del Banco Provincia y medidas para impulsar el consumo, y dictará resoluciones que permitan una flexibilización de medidas de cuidado, sobre todo en el interior bonaerense, donde la situación del coronavirus pareciera estar contenida.

Los intendentes del interior le hicieron saber al gobernador y al Jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco -que tiene a su cargo esa tarea- que hay que ampliar aforos de actividades; puntualmente las que son al aire libre. Hay distritos con apenas un puñado de casos activos donde los intendentes aseguran que no tendrían inconvenientes en abrir, por ejemplo, los aforos de las fechas de las ligas regionales de fútbol.

Algunos de los intendentes que se reunieron con el mandatario bonaerense Axel Kicillof deslizan que la administración de la pandemia fue uno de los temas que generaron rechazo en la oferta electoral del Frente de Todos, más allá de la cuestión económica.