El uso de los videojuegos supera cualquier otro medio de entretenimiento. Niños y jóvenes los prefieren ya que tanto desarrollan sus habilidades en relación a la tecnología y los medios electrónicos, como destrezas para encontrar la lógica o cultura del juego. La mayoría de la gente cae en el error de pensar que los videojuegos son un mero entretenimiento. Sin embargo, influyen en nuestra vida cotidiana. En ellos, el grado de interacción es mayor y la forma que cuentan las historias es distinta. Además de ser emocionantes y entretenidos, les permite a los niños y jóvenes, desarrollar un nivel de pensamiento creativo para afrontar las circunstancias de la vida.

 

Cada vez hay más videojuegos con narrativas fascinantes e influyentes, que permiten a muchas personas aprender y socializarse.

 

Los videojuegos se pueden utilizar como simulador de aprendizaje o herramienta, donde se puede comprobar el nivel de competencias de acuerdo a las exigencias que le propone el juego. Otra ventaja, es un entorno virtual de aprendizaje donde el niño o joven es motivado y contribuye al desarrollo de competencias como, por ejemplo, "Minecraft", un videojuego que le permite al jugador realizar construcciones libres con la ayuda de otros jugadores, y resolver situaciones de supervivencia propias del videojuego. Sus tramas narrativas fascinantes e influyentes, la calidad fotográfica de sus imágenes, determinan la manera en que muchas personas aprenden y se socializan. También nos preguntamos, ¿hemos llegado a la era biónica? Sí, se está produciendo una unión de campos claves relacionados con la biónica, como el aprendizaje de las máquinas, la ingeniería de tejidos o la robótica.


Gracias a su enfoque global, los niños y jóvenes aprenden de manera lúdica y amena a construir ellos mismos animales robóticos, experimentos fascinantes y motivadores. Existe un horizonte más amplio para divertirse y crecer con juegos y generar distintos tipos de habilidades. Están inspirados en la naturaleza y llevados al aula, aprenden a través de proyectos en donde la creatividad, la innovación y la resolución de problemas se sitúa en primer plano. Conocemos que muchos alumnos de San Juan obtuvieron premios nacionales incursionando en la robótica que potencia capacidades, y competencias dentro del módulo de las TIC (Tecnologías de Información y Comunicación) que el Ministerio de Educación de la Provincia está instrumentando en San Juan. También cabe destacar el "Centro Tecnológico" de la Universidad Católica de Cuyo con investigaciones respecto a los robótica, biónica, inteligencia artificial y creación de videojuegos.


Muchos estudios justifican que los videojuegos son buenos para el cerebro, conllevan un riguroso entrenamiento cognitivo (conocimiento) y mejoran las habilidades mentales, la creatividad, la toma de decisiones del niño y adolescente. Los padres en el caso de los niños, deben tener capacidad de decisión para elegir juegos educativos, títulos cuyo contenido favorezcan el estado emocional estable, que no conlleven agresión o violencia, favoreciendo la participación, no la individualidad.