Por el clima y los altos costos, este año el sector tomatero no levantará cabeza respecto a la temporada pasada. En momentos en que la provincia se encuentra en plena campaña de cosecha, un sondeo realizado en el sector indica que la superficie cultivada esta temporada en de 2.000 hectáreas, la misma cantidad que la campaña 2019 y también de la 2018; y aunque no cayó pese a las condiciones económicas adversas para el productor, tampoco se espera mejorar el rendimiento por hectárea tal como se vino produciendo hace algunos años. Tanto en el sector privado como en el Gobierno calculan que los rindes promediaran los 90.000 kilos por hectárea, que fue lo mismo del año pasado. Si bien el sector tomatero aún sigue siendo muy importante para la economía provincial, con estos números se advierte fácilmente que entró en una meseta. El 2018 fue el último año en que creció: aquella campaña se habían cultivado 300 hectáreas más y se alcanzó las 2.000, tras un crecimiento vertiginoso en años anteriores. También se alcanzó un rendimiento récord de 105.000 kilos por hectárea, que era la envidia del país. Hacia atrás, en el año 2006 sólo se llegaba a las 800 hectáreas y una producción de 62,5 kilos por hectárea. Con la incorporación de tecnología de riego se mejoró el rendimiento, pero ahora todos los consultados coinciden en que las tierras están "cansadas" por tantos años de un mismo cultivo, y se necesita encontrar un cultivo "de rotación" para recuperarlas. El problema es que no existe por ahora un cultivo que económicamente reemplace el rendimiento del tomate. ""Se puede rotar tierras con ajo o cebollas. Pero pasa que el tomate lo tenés vendido antes de trasplantar, firmás un contrato con la fábrica y ya está vendido, esa es una ventaja sobre cualquier otro cultivo", explica Guillermo Quiroga, presidente de la Asociación Tomate 2000. Otro factor que impide la búsqueda de tierras nuevas son los costos. ""Tener muchos de tomates significa inversión en dólares y el negocio es en pesos. Y para lograr rotación de suelos, tenemos que invertir en goteo, en fincas nuevas y hoy día no es posible con un negocio que llevamos tres años vendiendo en pesos y el dólar a los saltos. Por eso la producción está bajando", opinó el productor Sergio Mena, presidente de CPEC. Según sus cálculos, el costo del negocio tomatero es del 70% en dólares y sólo del 30% en pesos. Mena estima que este año se logrará un 25% menos de kilos por hectárea. Otro factor que está incidiendo en la merma este año es el clima. Quiroga explicó que se produjeron algunas pestes de arañuela, porque ha estado muy seco esta primavera y lo que va del verano. Añadió que en cambio en Mendoza sí aumentó bastante la superficie de tomate este año: en la Asociación Tomate 2000 de esa provincia tienen registradas esta temporada 1.350 hectáreas, frente a las 800 del año pasado. Para el productor José Luis Martín, este año se ha presentado en cambio "más estable" pero admitió que no habrá una cantidad ""importante de kilos" por hectárea, salvo algunos cuadros puntuales de tierra que son nuevas. Coincidió en que el año se presentó muy seco lo que fue propicio para la aparición de la plaga arañuela, y ahora está el temor de que llueva demasiado y pudra el tomate que esté por cosecharse. El secretario de Producción, Marcelo Balderramo, dijo que el promedio de producción por hectárea en San Juan se ha equilibrado en los 90.000 kilos y que a pesar de los factores económicos y climáticos, esta será ""una buena temporada".

Precios e industrias

Una novedad este año es que dos industrias mendocinas, Baggio y Salto Las Rosas (Molto), hicieron los contratos de base para el productor en dólares: en el sector hablan de que la temporada arranca con 7 a 7,5 centavos de dólar por kilo, un precio que dentro de unos meses, cuando termine la temporada de cosecha, se ajustará. En San Juan, la principal procesadora de tomate -La Campagnola- no se pliega a esta modalidad de "dolarizar", sin embargo, la temporada pasada terminó pagando el precio más alto cuando terminó de reajustar la liquidación al productor.

En el sector comentaron además que Salto Las Rosas incrementó la capacidad instalada y ""arrancó bien la temporada", incluso comentaron que las fábricas chicas también están trabajando al máximo de su capacidad, con lo cual va rápido la molienda.

Congreso mundial

Del 15 al 19 de marzo San Juan será sede por primera vez del Congreso Mundial del Tomate, y recibirá la visita de referentes del sector científico e industrial. ""Ya tenemos alrededor de 100 inscriptos pero creemos que vendrán entre 300 a 500 visitantes", dijo el titular de Industria Marcelo Balderramo. El 40% de los asistentes provendrá del exterior.

Cosecha manual

Este año a los cosechadores manuales de tomate se les están pagando 60 centavos por kilo recolectado, lo que representa un 20% más que los 5 pesos que se abonaron en la campaña 2019. Se calcula que en un día un trabajador puede recolectar aproximadamente unos 3.000 kilos de tomate. Eso significa que se le terminará abonando un jornal diario de 1.800 pesos.