Pasado por agua: vista de parrales en Pocito ayer pasado el mediodía. Los expertos aconsejan esperar a que pase el pronóstico de inestabilidad por si se repiten las lluvias, y posteriormente hacer una buena aplicación química para evitar pérdidas y ganar calidad. 

Con las copiosas tormentas de fines de noviembre ya había pasado lo mismo en el campo sanjuanino. Ahora, tras la prolongada lluvia de ayer y las temperaturas que siguieron, que son óptimas para el desarrollo de hongos en viñedos, chacras y olivos, distintos especialistas del INTA volvieron a alertar a los productores para que apliquen agroquímicos si quieren evitar pérdidas y garantizar la calidad. 


Según explicaron los expertos, el mayor riesgo apunta a los viñedos para vinificar que empezarán a cosecharse en 30 días o más -o sea, el grueso de la cosecha-, que son los que tienen altas probabilidades de sufrir peronóspora y oidio, las enfermedades asociadas a hongos que atacan a los frutos y hojas en proceso de maduración. En estos casos no queda más remedio que aplicar preventivos químicos sí o sí. En cambio ahora no hay peligro para las variedades de pasas que ya se están recolectado. En el sector hortícola, la situación es más o menos similar: los cultivos a los que les falta poco para cosecharse requieren menos cuidado que aquellos que recién se están desarrollando y a los que irremediablemente habrá que fumigar. El olivo, más resistente, sólo requiere cuidados para evitar la salinización cuando llueve, y aplicar agroquímicos sólo en el caso de que efectivamente aparezca algún foco de enfermedad. 


‘’Ha sido una lluvia muy fuerte que terminó en la madrugada. Hicimos inspecciones en Caucete a las 8 de la mañana y las uvas estaban mojadas porque tras la lluvia no hubo viento y el sol salió recién alrededor de las 11 de la mañana. Eso puede desembocar en favorecer el desarrollo de hongos. Seguro hubo 6 horas de agua libre y hay riesgo de peronóspora, cuando luego aumenta la humedad relativa puede determinar la aparición de oidio’’, aseveró Rodrigo Espíndola, desde el INTA Caucete. ¿Las recomendaciones? Para el productor que fue prolijo y realizó tratamientos preventivos y aplicó productos antes, ahora simplemente debe hacer una aplicación de refuerzo como para quedarse tranquilo. En cambio, aquel que no hizo ningún tratamiento contra enfermedades fúngicas, debe realizar necesariamente una aplicación cuando pueda ingresar al parral. ‘’Ahora no, porque sigue el pronóstico meteorológico con situaciones de inestabilidad y lluvias hasta el 27 de enero. Debe esperar a que pase la inestabilidad y luego hacer un buen tratamiento químico, para lo cual recomiendo pedir consejo en el INTA o con un ingeniero agrónomo’’, agregó Espíndola.


Por su parte, Arturo Pechuan, desde la Estación Experimental de Pocito, recomendó a los productores de chacras que estén con el cultivo en marcha y les falte para la cosecha, aplicar un fungicida de amplio espectro y acción prolongada. ‘’Para los que se están por cultivar en los próximos 7 días, deben usar productos de contacto, como el oxicloruro de cobre o el dioxido cúprico’’, aconsejó. En cuanto a los olivos, su par de Pocito, Pierluigi Pierantozzi, recordó que en zonas de suelos salinos se debe usar el equipo de riego por goteo mientras está lloviendo, ‘’es medio raro, pero así se evita que las sales se metan en la zona radicular’’, dijo el agrónomo. Además mencionó el riesgo del hongo llamado ‘aceituna jabonosa’ que arruina el fruto con manchas y da mal gusto al aceite, pero dijo que sólo hay que fumigar si se detecta algún foco. 

 

Menor riesgo 

Las variedades de uvas para pasa -Sultanina, Flame, Fiesta- son las que menos riesgo tienen de contraer hongos porque ya se están cosechando. Una vez terminada la recolección se debe hacer un tratamiento preventivo en los parrales.

Riesgo en hortalizas

Sólo se puede usar un fungicida de amplio espectro en las hortalizas que no se van a cosechar en un tiempo prolongado. Recomiendan a los chacareros acudir a consultar en el INTA sobre los productos aconsejados. Para el resto, hay productos de contacto.

En aceitunas

Ataca a la aceituna cuando empieza a madurar y aparecen zonas más o menos circulares deprimidas de color negro y pegajosa. Es típico después de una lluvia y temperaturas suaves. Sólo hay que fumigar si se detectan focos.

 

Frágiles al calor

El oidio que infecta al grano provoca una considerable pérdida de la cosecha. Cuando ataca al grano produce detención del crecimiento en la zona y posterior rotura dando paso a otra enfermedad que es la podredumbre del racimo. La peronóspora es un hongo endémico de la zona y afecta los rindes. Ambos mueren con temperaturas sobre los 40ºC.
 

Costos en alza

Durante la temporada 2016 el ítem insumos y agroquímicos en viñedos subió casi 50%, comparado con el 2015, impulsado por los aumentos interanuales y principalmente por la incorporación de un costo extra como es el de feromonas, para combatir la polilla Lobesia botrana.