El presidente Mauricio Macri disfruta de jugar al fútbol como pocos mandatarios. Todos los miércoles participa del picado en la quinta de Olivos entre funcionarios. Pero hoy por la mañana hubo otro partido.

 

Al mediodía el jefe de Estado protagonizó un gracioso episodio cuando recibió un pelotazo en la ingle cuando quiso atajar un penal que le pateó un nene.

 

"El presidente saludó a los 11 chicos (de entre 6 y 10 años) que fueron seleccionados por McDonald’s para entrar a la cancha de la mano de los jugadores de la Selección Argentina en el partido que jugará contra Islandia en la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018. Los chicos vuelan a Rusia hoy a la noche", sostiene el comunicado oficial.

 

 

�� Un nene le pateó un penal a #Macri y le pegó... ahí. ¡Qué dolor!

Una publicación compartida de Diario de Cuyo (@diariodecuyoweb) el