Este hecho sucedió en la ciudad china de Taizhou:  un conductor perdió el control de su automóvil y terminó estrellándose contra el techo de una casa. 

 

El propietario del inmueble, que en el momento del accidente estaba dentro, no resultó herido.