John Stephens es un artista multifacético de Ohio. A sus 38 años es actor, músico, cantante, compositor. En su haber tiene méritos como el de haber ganado diez premios Grammy, un Golden Globe y un Oscar entre otros galardones. Legend despidió 2016 con nuevo disco después de 3 años. “Darkness And Light” es una síntesis perfecta y equilibrada de góspel, folk, rhythm & blues y pop adulto. Su mayor colaborador en esta ocasión fue Blake Mills quien co-compuso la mayoría de las canciones e interpreta varios instrumentos. De ante mano es necesario decir que este quinto disco es completamente distinto a su antecesor, “Love In The Future” (2013), y que buena parte del álbum tiene una temática muy similar.

 

 


El disco abre con “I Know Better” una balada con piano y órgano Hammond en donde se desviste de vanidades con frases fuertes para arrancar la escucha. Reconoce haberse guiado por malos consejos, haberse subido al caballo de la fama, que ahora no canta lo que le imponen y la remata con “Legend (Leyenda) es solo un nombre, he aprendido a no ser tan orgulloso, no beberé de esta fama, tomaré más amor del que me está permitido. No me desconectaré del lugar del que vengo, mi historia me trajo a este lugar, este poder y el color de mi rostro”. Luego llega el funk-soul de “Penthouse Floor” donde habla también del precio de la fama y el ser blanco de las miradas, dejar de darle tanta importancia a la opinión de los demás y volver a ser uno mismo.

 

 

También hay momentos para contar los problemas de una noche en "Temporary Painless", el rechazo a la ansiedad y aceptar el compromiso de "Surefire", el amor después de la guerra con "What You Do To Me" y la vida observada con detenimiento en "Overload" entre otros temas. John Legend es un artista en permanente crecimiento, esta vez vino a decirnos que no se vende a los caprichos de las discográficas, que la fama es bruma y que tiene buenas canciones para contarlo.