Tras un año amargo, el 2021 trajo optimismo a los cines del país, tanto los grandes complejos como los independientes. Es que el martes último, tras largas conversaciones con los sectores relacionados con la distribución y exhibición cinematográfica, finalmente la Superintendencia de Riesgos del Trabajo publicó el protocolo aprobado para salas argentinas y con eso están más cerca de la reapertura. Ahora sólo queda esperar que el Gobierno nacional dé luz verde a través de un decreto; sin olvidar que -además- se evaluarán las condiciones sanitarias de cada jurisdicción para las flexibilizaciones. La noticia fue celebrada por las empresas del rubro, que llevan 10 meses de taquillas cerradas, incluidas las tres que operan en San Juan: las cadenas Cinemacenter (Paseo San Juan, ex Híper Libertad) y CPM (Espacio San Juan); y la firma local Play Cinema (Patio Alvear). Es que para todas resultaba inconcebible continuar así cuando otros espacios como casinos y teatros ya hace tiempo reciben público en sus instalaciones. Ahora bien, aunque sin excepción aguardan expectantes el momento de "encender los proyectores", por el momento difieren las precisiones en cuanto a los tiempos que baraja cada complejo. 


El que en principio estaría en condiciones de comenzar a operar en cuanto se publique el decreto, sería Play Cinema. "Nosotros venimos trabajando hace tiempo sobre el protocolo con las autoridades provinciales, porque queremos ganar tiempo. Internamente también venimos trabajando para adecuar las instalaciones a lo que el protocolo exige. Yo estimo, y ojalá que no me equivoque, que esta semana tendríamos que tener algún tipo de novedad cosa que, a más tardar la semana que viene podamos estar operativos nuevamente. Es una expresión de deseo" comentó a DIARIO DE CUYO Alejandro Escobar, quien consideró que "se caía de cajón que esto tenía que suceder, que tenían que evaluar el tema de los cines". Y señaló que este paso tiene que ver con "una presión constante de las grandes cadenas y de la federación que nuclea a cines independientes, hasta que se logró que el Gobierno nacional evaluara el protocolo". 


Por su parte, desde Cinemacenter, Gabriela Zamora relató que "ni bien se aprobó el protocolo empezamos a trabajar en demarcación, adaptación de burbujas, distancias, bloqueo de butacas, sistemas -aunque nosotros ya veníamos con venta de entradas online- y demás para estar operativos. La vuelta no será inminente porque hay que preparar personal y todo esto, pero estimamos que sí en un tiempo corto o prudencial". Y subrayó: "Todo será progresivo, pero la verdad es que cuando se aprobó el protocolo, la cantidad y los comentarios del público fueron algo muy emotivo que nos recargó de energía y esperanzas". 


Finalmente, Karina Pirillo, desde marketing del CPM, dijo a este medio que si bien no cree que ninguna cadena de cine "vaya a abrir mañana", es una muy buena noticia "porque estamos más cerca de abrir que otras veces". Y explicó que aguarda la reunión con los directivos para poder comunicar las decisiones que tome la empresa.

  • Otras consideraciones

Los títulos disponibles no dejan de ser un factor a tener en cuenta en la rentré. Es que ante el cierre de salas en el mundo, varias productoras postergaron sus estrenos para después de marzo (o directamente los estrenaron por streaming) y son pocos los que hay actualmente. Por eso consideran "mixear" esas novedades con estrenos nacionales y películas ya exhibidas. En este camino, según explicó Zamora, se busca que Capital Federal y Buenos Aires -que concentran la mitad de salas del país- puedan abrir haciendo tandem con las provincias, para que el engranaje empiece a funcionar nuevamente. En los albores, la menor cantidad de títulos se reflejará en una cartelera más espaciada, algo en lo que también incidirá el tiempo de sanitización de salas, ya que no podrá haber funciones tan seguidas como antes. 


"Vamos a tener una capacidad reducida y funciones reducidas, pero bueno, de a poco tenemos que ir tratando de volver a la normalidad. Luego cada uno hará el análisis que crea conveniente desde el punto de vista económico y se adaptará a sus condiciones particulares", dijo Escobar. "Sabemos que la primera etapa es a pérdida, pero confiamos en el apoyo público y privado para salir adelante, con el esfuerzo de todos el sector podrá reactivarse", apuntó Zamora. Y Ambos hicieron hincapié en que, una vez que los cines vuelvan a funcionar, el desempeño de firmas y de público será determinante. 


"Si hay algo que quedó demostrado con los últimos contagios -estando los cines, los colegios, los teatro cerrados- es que el problema no son los espacios, sino el comportamiento. Distanciados, sin hablar y con tapabocas, el cine es un lugar donde menos riesgo hay. Es una alternativa de entretenimiento y acceso a la cultura bajo control", definió Zamora. "Esperemos que seamos todos conscientes de que tenemos que respetar ese protocolo a rajatabla para que no tengamos que retroceder" asintió Escobar. 


 

PARA SABER

Además del uso obligatorio del barbijo a lo largo de toda la película (sólo podrían retirarlo para ingerir algún alimento y luego volver a colocarlo), de la sanitización de espacios y de accesorios como los anteojos para pelis 3D; y de la obligación de disponer de elementos de higiene para los espectadores, hay otras medidas a tener en cuenta según el Protocolo para la Reapertura de Salas y Complejos Cinematográficos de la República Argentina. En líneas generales: 

  • Cada jurisdicción deberá presentar sus pedidos de habilitación a Jefatura de Gabinete de la Nación, que evaluará de acuerdo al status sanitario de cada provincia (es un factor dinámico). 
  • El aforo será del 50%
  • Por cada butaca ocupada se deberán dejar libres otras dos butacas a cada lado y las que se encuentren adelante y detrás de las mismas.
  • En el interior de la sala, por cada butaca ocupada se deberán dejar libres otras dos butacas a cada lado y las que se encuentren inmediatamente adelante y detrás de las mismas.
  • Se aceptarán "burbujas de recreación", es decir, grupos de hasta 6 personas las cuales deberán mantener una distancia de entre 1,5 y 2 metros con el resto de los espectadores.
  • Cada sala deberá contar con un adecuado sistema de ventilación, será sanitizada antes y después de cada función; y se abrirán las puertas 10 minutos antes de que termine la exhibición.
  • Se reducirá la cantidad de funciones diarias para evitar aglomeraciones
  • Cada empresa se encargará de capacitar a su personal para cumplir y hacer cumplir las recomendaciones y los proveerá de material adecuado para evitar contagios.