Primer acto oficial de asunción. Donald Trump y su vicepresidente, Mike Pence, visitaron el cementerio de Arlington, en las afueras de Washington, para depositar un arreglo floral en la tumba del soldado desconocido.


Las vallas, las banderas con las rayas y las estrellas, el turismo patriótico a la capital y el merchandising político son parte del decorado de todas las asunciones presidenciales en EEUU pero hoy el magnate que sorprendió al país y al mundo, Donald Trump, jurará a las 10 de la mañana de Argentina como jefe de Estado en medio de un clima poco común de polarización que promete movilizar a cientos de miles de personas.


Washington, donde se encuentra la Casa Blanca y el Capitolio, amaneció ayer completamente vallado, cerrado al tránsito de autos y con mucha seguridad. Las gradas para observar hoy el tradicional desfile del presidente recién asumido desde el Congreso, donde jurará, hasta la Casa Blanca, donde fue colocado el podio central, ya están listas. 


En el corazón de la capital de EEUU, convertido en un gran parque peatonal, cientos de personas, familias enteras, grupos de estudiantes y amigos pasearon ayer, sacaron fotos de los edificios, los memorials y la previa de un día que, para muchos de los que votaron a Trump en noviembre, promete ser histórico. Todos, sin excepción, tenían las emociones a flor de piel. Lo único que los diferenciaba era si habían llegado a Washington DC para celebrar hoy o para protestar mañana.


Melisa y Tyler son madre e hijo; ella tiene 42 años y él 17. Ambos ‘apoyan a Trump desde la primera hora‘. ‘¿Qué queremos del próximo gobierno? Que derogue los últimos ocho años... que los negocios familiares vuelvan a encontrar su lugar en EEUU, que puedan ser tan exitosos como las grandes empresas‘, explicó Tyler, un joven de Arizona que se declara enamorado de Washington, una ciudad que soñaba con conocer. A su lado, su madre apunta: ‘Se dicen muchas cosas malas de Trump pero no me preocupa, solo espero que los estadounidenses y el mundo le den una oportunidad, como se la dieron a (Barack) Obama‘, aseguró a Télam.


No muy lejos de allí tres generaciones de mujeres de una familia del vecino estado de Virginia recorren el vallado que dejó encerrada la Casa Blanca. ‘Vinimos a despedir al gobierno de Obama‘, anunció, con una solemnidad triste Yoon Boller, una maestra jardinera de 45 años. Ella, su hija de 17 años, Katherine, y su madre, Sue, de 70, querían que gane la candidata demócrata Hillary Clinton -‘había aguantado y trabajado mucho para llegar, se lo merecía‘, justificó por lo bajo la mayor de la familia- y ahora planean sumarse a la masiva protesta de mujeres convocada para este sábado contra Trump.


‘En este momento, en la escuela todo da vueltas alrededor de las elecciones y el cambio de gobierno. Los chicos van con remeras que dicen Trump o que denuncian cosas que dijo Trump‘, relató la más joven. Aún cuando las tres eran fervientes simpatizantes de Clinton, tanto nieta como abuela están de acuerdo que con Trump ‘seguramente la economía va a mejorar‘.‘Como es un empresario, espero que mejore a la economía del país. Pero temo por todo lo social, los derechos de las mujeres, los derechos civiles en general. Yo viví los años 60s y los recuerdo, pero nunca sentí tanta división y polarización en el país‘, concluyó, intentando forzar una sonrisa diplomática que tape su tristeza.


Al avanzar por la avenida Pensilvania, donde mañana será el gran desfile presidencial después de la jura, las conversaciones políticas abundan. Algunos eligen identificarse con una gorra de Trump o con alguna remera a favor de los derechos de las mujeres, pero muchos caminan sin insignias especiales. Lo único que los delata es su alegría y su buen humor.


‘¡Trumpsters! ¡Hola hermanos!‘, gritó Dane Senser, un hombre de 64 años vestido de pies a cabeza como un verdadero fan del próximo presidente de EEUU. Pese al frío del invierno, estuvo toda la mañana parado en medio de la avenida con un cartel, en el que denuncia a los grandes medios por haber estigmatizado a los votantes de Trump como ‘ignorantes y racistas‘. Muchos jóvenes se sacan fotos con él, se abrazan y se felicitan por haber llegado a la capital para presenciar ‘un día histórico‘. Senser vino de San Louis Obispo, California, ‘con un presupuesto de persona pobre‘ para participar por primera vez de una asunción presidencial. Se tomó un micro 
porque actualmente sólo trabaja part time y vive del seguro social que recibe del Estado. 

 

Tres días sin tregua 

Los actos por la investidura del republicano Donald Trump, a la que se prevé que asistan hoy unas 900.000 personas, estarán marcados por tres días de celebraciones y protestas. El grupo DCJM pretende repartir 4.200 cigarrillos de marihuana para reclamar la legalización del cannabis. En la noche habrá baile de gala. 
 

 

Lo que se viene

Economía

Donald Trump ya ha dejado ejemplos de su plan económico: coacción a las empresas para evitar la fuga de empleos al extranjero, rebaja de impuestos y menor regulación federal. ’Voy a ser el mayor productor de empleos que Dios ha creado‘, aseguró. También prometió ‘el mayor recorte de impuestos‘ desde la presidencia de Ronald Reagan (1981-1989). Fiat, Chrysler, Ford, Toyota y General Motors, que producen fuera de EEUU, anunciaron inversiones millonarias en EEUU tras las amenazas de Trump de cobrarles un impuesto al ingreso de vehículos de 35%. 
 

Comercio

La gran asignatura pendiente son los acuerdos comerciales internacionales, cuya marcha atrás podría iniciar una reacción en cadena que podría ralentizar el crecimiento global dado el peso específico de la primera economía mundial. Trump ya ha echado por tierra los planes de ratificación del Tratado Transpacífico (TPP) de Comercio, entre EEUU y once países de la cuenca del Pacífico, y ha dejado en el limbo el pacto con la Unión Europea, el acuerdo transatlántico de libre comercio e inversiones. Promete una guerra comercial con China para defender la industria local.

 

Inmigrantes

Trump ha ido suavizando su discurso contra los inmigrantes. Sin embargo, el 11 de enero en su primera conferencia de prensa tras su triunfo, reiteró que construirá un muro en la frontera con México y aseguró que el país vecino acabará pagándolo, ‘con impuestos o pagos directos‘. Estas declaraciones hizo que el peso mexicano llegará a niveles mínimos históricos frente al dólar. Planea expulsar a unos 3 millones de extranjeros que tienen ‘antecedentes penales‘ . También se teme que deporte a los 750.000 jóvenes indocumentados que llegaron al país de niños. 
 

Medio Ambiente

El saliente presidente de EEUU Barack Obama emitió decenas de decretos sobre clima y energías limpias que Trump podría dejar sin efecto. El demócrata finalizó en 2015 su Plan de Energía Limpia, que está detenido en cortes federales y que podría ser derogado por Trump. El republicano también podría revertir un decreto de Obama para que las agencias gubernamentales federales recorten para 2025 sus emisiones en un 40% desde los niveles de 2008. Y al revés del plan de Obama, ya adelantó que ‘cerrará’ la cárcel que aloja a presuntos terroristas en Guantánamo.