El gobierno de Chile está en alerta y rearma los operativos de seguridad previstos para la visita del papa Francisco, luego de registrarse tres ataques a iglesias en diferentes lugares del país trasandino,  sumado a mensajes amenazantes contra el Pontífice. Al respecto, la presidenta Michelle Bachelet sostuvo que los atentados: “Son extraños, porque no es algo que uno pueda identificar como un grupo específico”.

 

Esta madrugada un grupo de personas realizó un ataque incendiario contra la parroquia Cristo Vencedor, ubicada en Peñalolén, una localidad de la capital Santiago. Con este atentado, ya son tres las embestidas que se han llevado a cabo, contando el que se realizó en la parroquia Santa Isabel de Hungría, también en la capital trasandina; más otro en la parroquia Emanuel, cerca de las 3 de la mañana.

 

Carabineros encontró al  llegar a las iglesias diferentes panfletos con amenazas al papa Francisco, que estará desde este lunes 15 hasta el 18 de enero en diferentes ciudades chilenas.

 

"No nos someteremos jamás al dominio que quieren ejercer sobre nuestros cuerpos, nuestras ideas y actos, porque nacimos libres de decidir el camino que queremos tomar (...) Atacamos con el fuego del combate haciendo explotar su asquerosa moral", reza el mensaje.

 

No obstante, finaliza con la siguiente amenaza: “¡Papa Francisco las próximas bombas serán en tu sotana”.

 

 

 

Bachelet se refirió a los ataques explosivos en una entrevista en la que señaló que "lo que a mí me han dicho es que por ejemplo en Colombia hubo grupos que estuvieron ahí con un cartelito. O sea, en democracia la gente puede expresarse mientras lo haga de manera pacífica y adecuada".

 

Y agregó: "Sabemos que siempre puede haber un grupo que otro. Pero como digo, esto de anoche es muy extraño, porque no es algo que uno pueda identificar como un grupo específico, se llama algo así como ‘por los cuerpos libres’ o una cosa así".

 

Cabe destacar que a la hora en que Bachelet se refirió a este tema, el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, anunció que el Gobierno presentará una querella en las próximas horas por infracción a la ley de armas.