El papa Francisco le pidió hoy "decisiones valientes en favor de la paz" al presidente palestino Mahmud Abbas, a quien recibió en el Vaticano antes de que el mandatario inaugurara la embajada de su país ante la Santa Sede. "Me da gusto recibirlo", dijo el Pontífice a Abbas apenas pasadas las 10 de Roma (6 de Argentina) antes de iniciar un encuentro privado de 23 minutos de duración en la Biblioteca del Palacio Apostólico. "También estoy contento de estar aquí", le respondió Abbas al iniciar la reunión, luego del encuentro que sostuviera con el secretario de Estado Vaticano Pietro Parolín antes de dirigirse a inaugurar la primera embajada de Palestina, símbolo del reconocimiento que obtuvo el país por parte de la Santa Sede a mediados de 2015.

 

En la reunión, los líderes repasaron "las buenas relaciones existentes entre la Santa Sede y Palestina, selladas por el Acuerdo Global de 2015, que atañe a los aspectos esenciales de la vida y la actividad de la Iglesia en la sociedad palestina", informó el Vaticano. Durante el encuentro, plantearon "la esperanza de que se puedan reanudar las negociaciones directas entre las partes para poner fin a la violencia que causa sufrimientos inaceptables a la población civil y a una solución justa y duradera".

 

Fraterno saludo entre ambos, Francisco y Abbas

 

En ese marco, según la Santa Sede, el Pontífice manifestó su "deseo" para que "con el apoyo de la Comunidad internacional, se tomen medidas que fomenten la confianza mutua y contribuyan a crear un clima que permita tomar decisiones valientes en favor de la paz". Abbas le regaló al Pontífice un ícono del rostro de Jesús, un documental sobre la reconstrucción de la Basílica de la Natividad, en Belén, y un libro sobre las relaciones bilaterales entre ambos estados.

 

"No se ha dejado de recordar la importancia de la salvaguardia del carácter sacro de los Santos Lugares para los creyentes de las tres religiones abrahámicas. Por último, se ha dedicado especial atención a los otros conflictos que afligen a la Región", agregó el comunicado del Vaticano en esa línea. "Esto es un signo de que el Papa ama la paz y al pueblo palestino", aseguró Abbas tras el encuentro al despedirse de Francisco. Minutos después, al inaugurar la embajada palestina ante el Vaticano, Abbas aseguró que espera "que otros países sigan el ejemplo de la Santa Sede y reconozcan al Estado de Palestina".

 

Ayer, Abbas se reunió con el canciller italiano Angelino Alfano en el primer día de trabajo de su visita a Roma en "un encuentro cordial" el titular de la diplomacia de país europeo ratificó la postura de su país para "contribuir a la reconstrucción de las condiciones políticas para la solución de los dos Estados" entre Palestina e Israel, aseguró un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores local. Alfano le confirmó a Abbas "la posición italiana sobre los asentamientos y el respeto de la legalidad internacional", al tiempo que destacó la importancia de la declaraciones de condena de líderes palestinos a cualquier acto de violencia sean acompañadas por acciones concretas y estrategias de repudio a las incitaciones".

 

"Italia ha demostrado en los últimos años la propia cercanía y solidaridad con un esfuerzo de más de 240 millones de euros desde 2005 y continuará haciendo su parte" mientras "espera rehabilitar plenamente la perspectiva de una paz justa y duradera basada sobe la solución de los dos Estados", agregó Alfano.

 

A fin de 2015, durante la tradicional conferencia de fin de año, el ex canciller y actual primer ministro italiano Paolo Gentiloni ratificó que su gobierno insistirá por la denominada "política de dos Estados" para el conflicto entre Israel y Palestina y aseguró que en ese marco "no ayudan los asentamientos israelíes ni la política de aislamiento de Israel". "La negociación debe partir de la base de negociación, y los asentamientos no ayudan.

 

Francisco  <

/figcaption>

 

La única cosa que funciona es la comunidad internacional", sentenció el 29 de diciembre pasado. Abbas y Gentiloni tenían agendado un encuentro para este viernes pero fue suspendido por la angioplastia a la que fue sometido el premier en la madrugada del miércoles. En junio de 2015, el Vaticano reconoció oficialmente al Estado de Palestina a través de la firma de un "Acuerdo Integral", lo que supone el reconocimiento entre "dos sujetos de la ley internacional" con que la Santa Sede deseó "que pueda ser un estímulo para terminar con el largo conflicto israelí-palestino". Francisco y Abbas se encontraron en el Vaticano por última vez en mayo de 2015 durante la canonización de dos monjas palestinas.

 

La semana pasada, en su discurso al cuerpo diplomático, Francisco aseguró que "la Santa Sede renueva también su urgente llamamiento para que se reanude el diálogo entre israelíes y palestinos, para que se alcance una solución estable y duradera que garantice la convivencia pacífica de dos Estados dentro de fronteras reconocidas internacionalmente". "Ningún conflicto ha de convertirse en un hábito del que parece que nadie se puede librar. Israelíes y palestinos necesitan la paz. Todo el Medio Oriente necesita con urgencia la paz", aseguró el Pontífice.