Los precios del oro repuntaron este martes un 0,7% a u$s 1.159,60 la onza, luego de registrar su mayor pérdida trimestral en más de tres años. El oro cayó abruptamente tras la victoria de Donald Trump en la elección presidencial de Estados Unidos en noviembre. El metal cayó más de 12 por ciento en el cuarto trimestre.

 

 

La victoria de Trump impulsó al dólar y provocó un fuerte incremento en los rendimientos de los bonos, elevando el costo de oportunidad de tener al lingote, que no rinde interés, y mitigando el apetito de los inversores por el metal. Las señales de que la Reserva Federal subirá nuevamente las tasas de interés este año, después de realizar su segunda alza en una década el mes pasado, están impulsando al dólar y, por lo tanto, presionando al oro.

 

"A raíz de la subida de tasas de la Fed en diciembre, junto a una visión optimista de la economía estadounidense y las perspectivas de tres alzas más en los tipos de interés en 2017, el oro seguirá estando débil", dijo Sun Global Investments en una nota el martes.