Tras su primera noche en la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se enfrenta este sábado con la "Marcha de las Mujeres", una masiva protesta que tuvo una fuerte convocatoria en las redes sociales y que se ha replicado en otras ciudades del mundo, Buenos Aires entre ellas.

Los organizadores estiman que más de medio millón de personas se sumaron a la manifestación en Washington, cerca del Congreso de EE.UU., para defender los derechos de la mujer pero también de los inmigrantes, los musulmanes y la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Lgbt). El reporte fue compartido por Kevin Donahue, vicealcalde a cargo de seguridad y justicia, quien resaltó que las expectativas fueron rebasadas: solo 200.000 manifestantes habían confirmado su asistencia en las redes sociales.

La marcha avanzó dos kilómetros por el National Mall, donde Trump fue investido ayer como presidente. El nuevo jefe de Estado alcanzó a ver la protesta desde la ventana de su limusina, cuando esta tarde su convoy iba de regreso a la Casa Blanca después de estar en un servicio religioso en la Catedral Nacional en Washington, reportó la agencia AP. Al llegar a una intersección, los carros comenzaron a sonar el claxon mientras algunos manifestantes alzaban sus pancartas.

Una larga lista de oradores entre los que figuran el cineasta Michael Moore, las actrices Scarlett Johansson y America Ferrera, y la legendaria defensora de los derechos civiles Angela Davis, calentaron los ánimos de los manifestantes antes del inicio de la marcha. Las cantantes Cher, Katy Perry y la actriz Julianne Moore también participaron.

La protesta también fue masiva en Chicago, Los Ángeles y Boston, donde calculan decenas de miles de manifestantes. Sumado a eso, fue acogida en al menos otros 13 países. Entre ellos, Australia, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Japón y distintos puntos de Europa. Buenos Aires fue otra de las capitales del mundo en la que las voces de repudio se hicieron sentir.

Fuente: La Nación