El Ángelus de este domingo del papa Francisco consistió en el pasaje bíblico de la samaritana, pide a la gente que busque el agua viva de Cristo, muestra su cercanía al "querido pueblo de Perú" golpeado por las inundaciones y pide a los numerosos asistentes un "aplauso para todos los papás del mundo". "El evangelio de este domingo nos presenta el diálogo de Jesús con la samaritana".

 

Sus frases centrales:

 

"Jesús, al lado del pozo, pide de beber a una mujer"

 

"Y comienza un diálogo"

 

"Jesús habla de un agua diferente"

 

"La mujer le confía su propia vida"

 

"Intuye que aquel hombre podría ser el Mesías. Y Jesús, cosa rarísima, lo confirma"

 

"Se lo dice a una mujer que tenía una vida tan desordenada"

 

"Cuando olvidamos la auténtica agua, vamos en busca de pozos que no tienen aguas limpias"

 

"Sabemos quién es Jesús, pero quizás no le hayamos encontrado personalmente"

 

"Buena ocasión, para acercarse a Él y encontrar en la oración, en un diálogo de corazón a corazón"

 

"Para ver su rostro en el rostro de un hermano o una hermana sufriente"

 

"Descubrir la alegría de ser artífices de reconciliación e instrumentos de paz en la vida cotidiana"

 

"Para anunciar con alegría las maravillas de Dios misericordioso"

 

"Quiero asegurar mi cercanía a la querida población de Perú, duramente golpeada...rezo por las víctimas y por todos los que les prestan socorro"