A un día de la asunción de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, se supo que la primera ministro inglesa, Theresa May, visitará al flamante mandatario el próximo viernes. Mientras que, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, lo hará el sábado.

 

En medio de disturbios, marchas y reclamos en contra del nuevo presidente norteamericano, la información fue confirmada por la Casa Blanca. Tras la investidura de Trump, la primera ministra británica recalcó en un comunicado su deseo de estrechar los lazos entre Washington y Londres.

 

"Por nuestras conversaciones hasta ahora -con Trump-, sé que ambos estamos comprometidos en avanzar en la relación especial entre nuestros dos países y trabajar juntos en favor de la prosperidad y la seguridad de la gente a los dos lados del Atlántico", expresó.

 

Por su parte, el presidente de México Enrique Peña Nieto mantuvo hoy su primera conversación telefónica con Donald Trump como presidente de Estados Unidos y, haciendo votos por un "nuevo diálogo", acordaron "encontrarse en un futuro cercano", informó la presidencia mexicana.

 

 

Por la mañana, Peña Nieto reiteró sus felicitaciones al flamante presidente estadounidense y reveló que durante la llamada le "expresó la voluntad de México de trabajar en una agenda que beneficie a ambos países, con un enfoque de respeto a la soberanía", indica un comunicado de la presidencia.

 

Esta llamada ocurre casi cinco meses después de la visita que Trump hizo a México cuando aún era candidato, provocando una ola de repudio social contra Peña Nieto y la renuncia del entonces secretario (ministro) de Hacienda, Luis Videgaray, promotor del encuentro entre el mandatario mexicano y el candidato republicano.