La presencia del arquero Agustín Rossi en el arco de Boca tiene varias conclusiones, pero la decisión de Hugo Ibarra no hace más que estirar la despedida del atajapenales, a la espera de que Chiquito Romero esté listo para debutar en el arco xeneize. En tanto, el otro punto destacado fue el regreso de Gabriel Arias en el arco de Racing, tras la lesión del año pasado.

Según consignó el diario Olé, la primera razón para la vuelta de Rossi fue justamente que tras una semana con polémica e incertidumbre que el propio técnico instaló, Agustín desplazó a García; la segunda es que Romero, que ni siquiera concentró, deberá esperar para debutar; y la tercera es que lo único que hace esta postura es estirar un tiempo más la despedida de Rossi.

Ibarra ya había probado con Agustín el jueves y el sábado repitió con el 1. Su lógica, por lo visto, significa que Javier García no va a seguir en el arco como había puesto sobre la mesa el propio Negro. Al mismo tiempo, el razonamiento de Ibarra lleva a pensar que Romero le resta acondicionamiento físico.