Los nubarrones en el cielo de la Ciudad de Buenos Aires no sólo traen fuertes lluvias. También malas noticias para el mundo River. A menos de 24 horas para la final de ida de la Copa Libertadores ante Boca, se conoció que Franco Armani será infiltrado para estar presente en la Bombonera.

El arquero sigue en un gran momento y es pieza clave para el funcionamiento y la solidez defensiva del Millonario, pero hace tiempo que arrastra una molestia en una rodilla, que ya lo hizo recibir la inyección que anestesia la zona y le saca el dolor por un rato para estar en otros compromisos.

Armani habló en conferencia de prensa esta semana, pero nunca hizo mención a la molestia ni a su tratamiento ni a la recuperación, seguramente esperando que todo pasara desapercibido o su condición mejorara para este sábado. Todo empezó en la Copa Argentina, ante Sarmiento de Resistencia, y luego se resintió en la semifinal de vuelta en te el Gremio en Brasil.

Así, River sigue sumando noticias poco agradables de cara al partido más importante de su historia. No podrá contar con su DT, Marcelo Gallardo, suspendido. Tampoco con su capitán, Leonardo Ponzio, lesionado. Y su arquero estrella está tocado.