Bradley Wiggins, el ciclista  británico más condecorado, anunció su retiro el miércoles tras  una carrera estelar durante la que obtuvo la mayoría de los premios del deporte.          

 

      
El londinense influyó en la mayor popularidad del ciclismo  en su país, convirtiéndose en el primer británico en ganar el  Tour de Francia en el 2012 y con un récord de ocho medallas  olímpicas, incluyendo el oro en la contrarreloj de los Juegos de  Londres ese mismo año.            

 

    
‘El 2016 es el final del camino para este capítulo, ¡hacia  mejores cosas! ’Los niños de Kilburn no ganan oros olímpicos y  Tours de Francia’ Ahora sí‘, dijo el ciclista de 36 años en  Twitter      

 

          
Los últimos meses de su carrera han visto una polémica sobre  exenciones de uso terapéutico (TUE) y un paquete médico  entregado a funcionarios de Team Sky antes del Tour de Francia  del 2011, pero Wiggins no mencionó esos temas.                 

 


‘Conocí a mis ídolos y corrí junto y con los mejores por 20  años. Trabajé con los mejores entrenadores y managers a los que  estaré siempre agradecido por su respaldo‘, dijo Wiggins.              

 

  
‘Lo que me quedará por siempre es el apoyo y el amor del  público tanto en las buenas como en las malas, todo como  resultado de correr en una bicicleta como un trabajo‘, añadió el  británico, que ganó cinco oros olímpicos.                 

 


En total ganó 10 medallas en mundiales de pista y tuvo un  sostenido éxito olímpico por 16 años. En Sídney 2000 obtuvo la  medalla de plata en persecución por equipos y siguió sumando  medallas en cada Juego, antes de llevarse su quinto y último oro  en Río 2016.                 

 


Wiggins agregó que el ‘2012 me hizo alucinar y fue muy  divertido. El ciclismo me ha dado todo y no podría haberlo hecho  sin el apoyo de mi maravillosa esposa Cath y nuestros increíbles  hijos‘.