En avión. Los argentinos tienen un avión especial que los transportará durante su estadía en el Campeonato Mundial. El aparato, equipado de primera línea, es el que utilizan los Rolling Stone y fue alquilado.

 


Las 32 selecciones que disputarán el Mundial de Rusia deberán enfrentar una dificultad extra: las distancias que hay entre sus lugares de concentración y las diferentes sedes de los partidos, que llevarán a selecciones como Egipto a recorrer más de 9.000 kilómetros en la fase de grupos. En el país más extenso del mundo, los jugadores acumularán minutos de juego, pero también horas de vuelo.


El torneo, que se juega sólo en la parte occidental del gigante ruso, se comprende mejor si comparamos sus puntos extremos: entre el estadio ubicado más al Oeste (Kaliningrado) y el más oriental (Ekaterimburgo) hay una distancia aproximada de 2.481 kilómetros. Desde el punto más al norte de las sedes del Mundial, la ciudad de San Petersburgo, y el más meridional, el Estadio Olímpico de Sochi, la distancia en línea recta es de 1.946 kilómetros, aproximadamente.


Conocidos esos datos, y mirando la posibilidad de combinar buenas instalaciones deportivas con desplazamientos cómodos, las selecciones han elegido sus lugares de concentración. La mayoría han optado por Moscú y sus alrededores. Así lo han hecho la anfitriona, Rusia; Portugal, Irán, Francia, Perú, Argentina, Alemania, México, Bélgica y Túnez. En San Petersburgo estarán Arabia Saudita, Costa Rica, Corea del Sur e Inglaterra.


Un buen número de selecciones han optado por la zona sur de Rusia, donde esperan tener un mejor clima, por ejemplo las ubicadas en Sochi (Brasil y Polonia) y Krasnodar (España, Dinamarca y Suecia), y otras han buscado la ubicación céntrica que ofrece Kazán (Australia, Colombia y Japón).


En una suma aproximada de kilómetros en línea recta desde su sede hasta los diferentes partidos, la más damnificada por la distancia es Egipto. Los dirigidos por Héctor Cúper tendrán que recorrer unos 9.117 kilómetros entre su base de entrenamientos, en Grozni (capital de Chechenia, al sur, cercana a Georgia), y sus partidos en Ekaterimburgo, San Petersburgo y Volgogrado.

 

En tren. Si bien este medio figura para que los equipos se transporten en distancias menores, los modernos tren bala simplifican muchas cosas en territorio ruso.

 


Un transcurso parecido tendrá Nigeria, que hará 9.280 kilómetros, aproximadamente. En total serán ocho las selecciones que superarán los 7.000: Polonia, Corea del Sur, Suecia, Arabia Saudita, Dinamarca, Brasil y las ya citadas, Nigeria y Egipto.


Colombia lidera el grupo de las selecciones que menos distancia tendrán que recorrer en la fase de grupos. Los hombres de Pekerman recorrerán apenas 1.508 kilómetros, ya que desde su punto de concentración en los alrededores de Kazán sólo tendrán dos desplazamientos, a las cercanas Saransk y Samara, con su segundo partido en la misma zona donde se entrena.


También Argentina está entre las mejores ubicadas, ya que desde su concentración en Moscú disputará su primer partido en esa misma ciudad, en el estadio del Spartak, y luego se trasladará a Nizhny Novgorod y a San Petersburgo, para completar un total de 2.479 kilómetros.