Cuando despertó del coma en el hospital, preguntó qué le había pasado. Te atropelló un tren, te pasó por encima, le dijeron. Y, sin poder ver aún su cuerpo por un cuello ortopédico, tomó coraje y le dijo a su madre: “¿Me falta alguna parte del cuerpo?”. Apenas le contestaron que no, pese a la severidad de sus lesiones, su última y desesperante duda: “¿Voy a poder seguir jugando al vóley?”. Fue lo único que Ignacio Novas Ruiz necesitaba saber para embarcarse en una feroz lucha para recuperarse y volver a las canchas.

 

El premio a semejante batalla fue una nueva e imperdible oportunidad: el juvenil de 18 años empezó a entrenar en UPCN San Juan Voler, que lo sumó como becario en su captación de talentos. Es más, el sábado pasado se dio el gusto de jugar ante Libertad de San Jerónimo, en un amistoso.

 

Ignacio Novas Ruiz (18)

 

La historia del punta surgido en Ferro y luego jugador de Hacoaj tuvo un antes y después del 13 de mayo de 2015. En una zona sin barreras bajas y yendo a entrenar, un tren le pasó por encima, literalmente. “Nunca lo vi porque me impactó de atrás. Mi amigo tuvo un segundo para saltar y se salvó, pero a mí me chupó y me tiró hacia abajo del tren. Eso me salvó, porque no quedé entre las vías y las ruedas, porque seguramente hoy no la estaría contando. Me desperté dos días después en el hospital, sin saber qué me había pasado”, recordó.

 

Nacho sufrió graves lesiones, fracturas óseas y desprendimientos musculares, pero el jugador reconoció que pudo ser peor

 

En una muestra de tenacidad que pinta su caracter, en diciembre de ese año pudo volver a jugar. Fue en un Sub17 y como líbero, porque sus médicos no lo dejaron saltar. Ya el año pasado tuvo algunos entrenamiento con Club de Amigos y Hacoaj y el mes pasado, durante el receso, Fabián Armoa lo llamó para que entrene con el plantel de UPCN, al menos hasta que termine la temporada. Luego, analizarán si puede ser fichado para el ciclo 2017/18 . “Mi referente es Nico Lazo. Él también empezó a entrenar con el equipo como un juvenil y ahora es titular”, confesó Ignacio.

 

“Yo todavía no lo puedo creer. Pasé de recuperarme de un accidente ferroviario a entrenar en el mejor club de Argentina. El sábado (ante Libertad) no sabía que iba a jugar, pero en la previa estaba tan nervioso de sólo poder entrar a la cancha con estos grandes jugadores que en la mañana hasta me descompuse (ríe). Lo mío es un desafío enorme, pero voy a seguir entrenando duro y demostrar que puedo estar en un equipo como UPCN”, dijo Novas Ruiz. Tenacidad y voluntad no le faltan. Ya lo demostró.