Independiente no puede ganar ante su gente, igualó 1-1 ante Atlético de Rafaela tras un primer tiempo aburrido y un complemento de ida y vuelta. El Rojo se fue aplaudido por el público, aunque aún no puede ganar de local con Ariel Holan, junto a quien acumula cuatro empates -todos en casa- y un triunfo por 5-0 en Paraná, ante Patronato.

 

El arranque en Avellaneda fue todo de Independiente. Después, Rafaela se acomodó en el campo y empezó a aprovechar las imprecisiones de su rival. Así, el partido se emparejó para abajo. Estaba muy disputado en el medio y se jugaba lejos de los arcos. 

 

Pero en el inicio del segundo tiempo, Rafaela sorprendió a todo el Libertadores de América. Gabriel Gudiño, que ingresó para jugar el complemento en lugar de Diego Montiel, desbordó por derecha y envió un centro envenenado al área. Angelo Martino le puso la cabeza y venció a Campaña para abrir el marcador.

 

Enseguida, el Rojo acorraló a su rival en busca del empate y lo consiguió a los 7 con una gran definición de Emmanuel Gigliotti en el área, después de sacarse de encima la marca de Gastón Campi.

 

Con los goles, el partido se encendió. Leandro Díaz se fabricó el espacio tras un pelotazo y quedó mano a mano, pero Campaña salió rápido y volvió a salvar al Rojo. Después probó Gudiño con un derechazo cruzado que contuvo el arquero. Pero la más clara la tuvo Barco, cuando se metió al arco por la izquierda y le pegó cruzado. La pelota se fue besando el palo izquierdo de Hoyos.