San Martín necesita empezar a sumar de a tres, si es que quiere mantenerse en la máxima categoría del fútbol argentino. Ayer jugó el cuarto partido de la mano de Gorosito, aún sin triunfos, con dos derrotas y dos empates.

 

Sin embargo, hay un dato que genera más alarma en los de Concepción y es que en esos cuatro encuentros sólo convirtió un gol. Fue el de Emanuel Dening a Boca.

 

El primer partido oficial de Pipo como técnico del Verdinegro fue el 11 de marzo en el Hilario Sánchez. Huracán le propinó un duro golpe, la primera derrota. En la fecha siguiente obtuvo un buen punto en Avellaneda, luego de empatar sin goles frente a Independiente. De todas formas, esa noche la suerte estuvo a favor de San Martín ya que en el último segundo del partido Ardente se despachó con una atajada descomunal.

Luego recibió a Boca, donde tras un planteo hiperdefensivo, se quedó con las manos vacías. Y frente a Olimpo sólo realizo tres disparos al arco.

El último triunfo de San Martín data del 11 de diciembre del año pasado, cuando en su casa derrotó a Estudiantes 3-2, tras la partida de Pablo Lavallén. Después llegó la catastrófica goleada 6-1 ante Newells. Contando este partido, ya son cinco los choques sin victorias.

 

El panorama es más que preocupante, aunque todavía nada está dicho.  De todas formas, si el juego de San Martín no levanta vuelo, será muy difícil llegar al objetivo.