‘Esto es un allanamiento’, le dijeron a la hija mayor del comerciante Antonio Navarro, cuando abrió la puerta a dos uniformados. Habían pasado unos minutos de las 9 de aquel sábado 8 de noviembre de 2014, cuando en el departamento familiar del segundo piso de un monoblock del barrio SUTIAGYF, en Rawson, se desataba un momento de mucho miedo que terminó con el robo de $90.000, joyas y aparatos.

Esa vez la joven (entonces madre de un bebé que fue encañonado) y su hermana menor, supieron que esos uniformes eran de policías pero no quienes los vestían.

Para el juez José Atenágoras Vega, lo mismo que para la fiscal Leticia Ferrón de Rago, quedó probado que esos dos falsos efectivos eran tipos con trayectoria en el delito: Martín Daniel Silva (33) y Angelo Eduardo Peruzzi (23).

En su fallo, el magistrado adhirió a los delitos que la fiscalía consideró cometidos por ambos y aplicó los mismos castigos que le solicitó: condenó a 13 años a Silva, 8 años a Peruzzi y 5 años por encubrimiento al mendocino Leonardo Maximiliano Sánchez Villalba (29), un sujeto que fue detenido instantes después del asalto con una moto Honda 250cc que resultó ser robada.

Esa vez, los policías de Robos y Hurtos allanaron también la casa de la que salía ese sujeto en Villa Angélica, Rawson, y recuperaron, entre otras cosas, parte del botín (unos $65.000), la ropa policial y la pistola 9 mm usada en el atraco. Esa arma había sido sustraída con otras 7 del Primer Juzgado de Instrucción, en octubre de 2013.

Además, detuvieron a Nancy Soledad Sarmiento (pareja de Sánchez) sospechada de encubrimiento. La joven no llegó a juicio porque le otorgaron la probation, dijeron fuentes judiciales.
Con su decisión el magistrado desechó los argumentos de los defensores de los imputados, Vanesa De Dax, Fernando Bonomo y el defensor oficial Marcelo Salinas, quienes cuestionaron la prueba colectada y pidieron la absolución.

La causa volverá ahora al Segundo Juzgado de Instrucción, para que investigue qué vinculación tienen los condenados con la sustracción de las armas del Primer Juzgado de Instrucción. Y también para que determinen si Peruzzi, Silva y Sánchez Villalba fueron o no los autores de otro asalto en banda, que incluyó como botín la moto Honda que tenía Sánchez.

 

Siguen en jaque por un robo en 2013


Peruzzi, Silva y Sánchez Villalba seguirán siendo investigados en el Segundo Juzgado de Instrucción por el asalto a mano armada contra una empresa de camiones en Belgrano 5350 Sur, en Santa Lucía, perpetrado por tres sujetos armados alrededor de las 19,30 del 5 de junio de 2013, luego de reducir a varios empleados. Esa vez, sustrajeron la moto Honda 250cc que le hallaron a Sánchez Villalba por el robo a los Navarro, dos computadoras, siete celulares y unos $500.

Según fuentes judiciales, es llamativo que esa investigación aún no avance.