Luego de conocerse el episodio en que un camionero atravesó un piquete en el acceso norte a la ciudad santafesina de San Lorenzo, a 17 kilómetros de Rosario, y mató a un manifestante, se supo que el hombre estaba alcoholizado.

 

El conductor del camión tanque fue detenido tras el hecho y las autoridades lo sometieron a análisis. Más tarde, fuentes oficiales indicaron que el test de alcoholemia realizado al detenido dio un resultado de 1,16 gramos por litro de sangre, informó Vía País.

 

La víctima, que murió en el lugar, fue identificada como Jonatan Gardini, de 38 años, oriundo de Granadero Baigorria y del Sindicato de Vigiladores (Sutravip), quien tenía cinco hijos y trabajaba en una planta de YPF.

 

Según denunciaron los trabajadores, el camionero desenganchó el acoplado del cisterna luego de amenazarlos y después pasó por el piquete, adonde embistió a la víctima que estaba en una moto. 

 

De inmediato, los manifestantes prendieron fuego el camión y luego debieron intervenir bomberos para apagar las llamas. 

 

Si bien en principio se informó que hubo cinco heridos, fuentes de la Gendarmería dijeron que el único atropellado fue el vigilador privado y que dos mujeres tuvieron que ser asistidas al descompensarse por la situación.