A mediados del año pasado, Eliana Aracena viajó a Córdoba para hacer tratar a uno de sus tres hijos  por un complicado problema de salud. Cuando regresó se enteró de que habían roto la puerta para entrar la casa y desvalijársela. Desde ese momento, ya cuenta 6 robos en la vivienda.

 

“Es terrible, son periódicos los robos. Ponemos la denuncia pero no pasa nada. Ya no sabemos qué hacer”, contó María Cristina Aracena, su madre, quien hizo público el caso ante su desesperación.

 

La mujer relató que su hija vive en el barrio El Jilguero, en La Bebida (Rivadavia). Y que trabaja lejos, por lo que no está en su casa durante la mayor parte del día.

 

Lo raro es que los delincuentes parecen conocer la zona, la vivienda y los movimientos que hay en ella. En todas las oportunidades ingresaron y se llevaron gran cantidad de cosas con total comodidad. “En noviembre último entraron y hasta se sentaron a tomar helado. Dejaron el pote y las compoteras arriba de la mesa”, contó la mujer.

 

Por otra parte, detalló que teniendo en cuenta los distintos robos, a su hija le han robado desde ropa, bicicletas y la heladera hasta el inodoro.

 

El lunes pasado fue la última vez que sufrió la inseguridad. En ese caso se llevaron incluso las hojas de las ventanas. “Le dejaron la casa limpia”, graficó la mujer. Y agregó: “Ella hizo la denuncia, pero ya no tenemos esperanza. En todo este tiempo lo único que han logrado recuperar es un televisor”.