Los fallecidos Gabriel y Tobías Guevara, junto a "Luchi". La pequeña ayer no podía parar de llorar por la trágica muerte de su papá y su hermano.


 

"Iba conmigo a bailar Flamenco... lo voy a extrañar mucho" alcanza a decir "Luchi" y la sola mención de esa rutina con su hermano de 13 años la lleva al dolor. Y llora, no para de llorar. El conmovedor cuadro ocurrió ayer en la casa donde vive esa nena de 8 años, y donde también vivía su hermano, en el Lote Hogar 30 de Rivadavia. Allí todo era pesar, pues Tobías y su padre, Gabriel Guevara (44), fueron dos de los tres fallecidos que dejó la tragedia vial más importante en lo que va del año en San Juan, un choque impresionante con un vehículo partido en dos e incendiado, ocurrido alrededor de las 16.30 del martes en la Ruta 20, en 9 de Julio, en la curva previa antes del puente de Caucete.

 

Los hermanos Renzo y Pedro Carmona, y Gonzalo Aciar,
hasta anoche se encontraban internados en grave estado.
Los tres tienen hijos.


Gabriel Guevara y Tobías volvían de comprar ropa en San Luis, porque el hombre salía luego a revenderla en su Fiat Fiorino por zonas alejadas de la provincia. A esos ingresos, le sumaba lo que ganaba con un parripollo ubicado en calle Ignacio de la Roza, cerca de su casa, en La Bebida.

"Era un chico muy estudioso y aplicado", agregó un tío. Tras la tragedia, la cuenta de Instagram de "Tobi" se llenó de comentarios de dolor. Tanta fue la conmoción, que ayer en la Escuela de Comercio donde asistía decretaron asueto y las redes sociales se cargaron de dolidos mensajes sobre la pérdida del niño. "Siempre te vamos a recordar", "¿Cómo hacemos sin vos?", "El cielo se ganó un ángel", fueron algunos de los comentarios que escribieron sus conocidos, quienes además se encargaron de dar cuenta de que era una gran amigo.

 

Ceferino Ramón Pereyra salió despedido del vehículo
y no sobrevivió.

 

En el otro vehículo del lamentable choque, un Fiat Regatta, viajaban Ceferino Ramón Pereyra (48), sus hijastros Renzo (26) y Pedro Carmona (25), y el conductor Gonzalo Aciar (27). Todos albañiles, y volvían a sus casas en Caucete luego de trabajar en una obra en Pocito.

Pero Pereyra, que iba en el asiento del acompañante, salió despedido y no sobrevivió. "Cacho", como lo llamaban sus amigos, era muy querido por sus vecinos del barrio Área II. "Deja un vacío muy grande", dijeron.

 

Los hermanos Carmona hasta anoche continuaban internados en la parte de Urgencias del Hospital Rawson, en estado grave. El que más delicado estaba era Pedro, con politraumatismo, traumatismo de cráneo y perforación en uno de sus pulmones. Renzo tiene fractura de húmero, politraumatismo y traumatismo de abdomen, informaron familiares.

En tanto que Aciar fue trasladado a una clínica privada con traumatismo cerrado de tórax, fractura expuesta en una de sus piernas y politraumatismo grave, dijo la familia.

 

La terrible escena tras el choque. Los dos vehículos quedaron destruidos tras el impacto. El Fiat Regatta se partió en dos y luego se incendió.

 


Los investigadores policiales no saben con certeza por qué el conductor del Regatta perdió el control del vehículo para luego cruzarse de carril e impactar violentamente contra la Fiorino en la que iban los Guevara.

Lo cierto es que ni la larga frenada de último momento que quedó marcada en el asalto impidió el fortísimo choque. Las pericias y testimonios serán clave para determinar qué pasó.