Ni por ser policía ni por vivir en un edificio, se salvó de los llamados robos tipo ‘escruches’. La víctima fue una agente de la fuerza provincial que salió de su departamento el domingo a la tarde y que recibió la inesperada visita de dos delincuentes durante su ausencia. Los sujetos rompieron la puerta y se llevaron desde un televisor 50 pulgadas hasta su arma reglamentaria.

Ningún vecino vio nada, aún así las cámaras de seguridad registraron los movimientos de los delincuentes que ingresaron al consorcio situado en calle General Acha, entre Belgrano y Brasil. Esas grabaciones revelan que el ataque se produjo entre las 17.30 y las 18 del domingo.

Los ladrones habrían utilizado una ganzúa para abrir la puerta principal del edificio y aparentemente se las ingeniaron para averiguar si había gente en cada departamento. Así llegaron hasta el segundo piso y dieron con el departamento de la agente Torres, quien cumple tareas en el Centro Cívico y que a esa hora no estaba, comentaron en la Policía. Ahí violentaron la puerta con una barreta u otro elemento hasta que la abrieron, confirmó el encargado del edificio, Javier Castro.

El mismo empleado señaló que revisaron todo. Los delincuentes se llevaron un televisor 50 pulgadas, una pistola 9 milímetros con sus respectivos cargadores y prendas de vestir, entre otras cosas, según dejaron trascender fuentes policiales, sin dar detalles.
Los vecinos del edificio no notaron nada extraño.

Como la mujer policía no regresó más tarde ni tampoco apareció en toda la noche, el robo pasó inadvertido hasta ayer a primera hora de la mañana en el momento en que el encargado del edificio inició sus tareas laborales. Mientras limpiaba el pasillo del segundo piso, Javier Castro advirtió que la puerta del departamento de Torres permanecía entreabierta. Al acercarse vio que estaba forzada y adentro estaba todo revuelto. Se dio cuenta que la agente no estaba y que se había producido un robo, fue así que de inmediato la llamó por teléfono para avisarle del hecho.

 

Un saqueo de $110.000 en el mismo edificio


El 26 de junio del 2015 hubo otro dos robos tipo ‘escruche’ en el mismo edificio, con la diferencia que en esa ocasión a una de las víctimas le robaron 110.00 pesos en efectivo, además de costosos artefactos electrónicos.

Aquellos dos robos se cometieron entre las 21 y 21.30, en el tercer piso del consorcio, según dijeron en ese entones. Uno de los damnificados fue un comerciante de apellido Cabrera que hacía 2 semanas que se había mudado al edificio. A él le sustrajeron esa importante de dinero, un televisor 55 pulgadas, un IPhone y otros artefactos. A otro vecino le robaron otro televisor. Como en el caso del domingo, los ladrones rompieron las puertas de los departamentos.