RECUPERADAS fueron las cosas que la familia Páez creyó perdidas en un robo que fue cometido cuando dormían.

 

La clave fue esperar. Cuando la familia Páez se entrevistó con los policías de la subcomisaría de Médano de Oro para decirles que alguien se había metido a robar en su casa cuando dormían, los pesquisas que dirige el principal Julio Aballay aplicaron la pesquisa de rigor y se pusieron a buscar el botín con la expectativa de poder encontrarlo, oculto, en una zona cercana. Y acertaron: como a un kilómetro de la casa que los damnificados tienen en la calle Las Mendocinas, en El Medanito, Rawson, se toparon con las cosas robadas pero las dejaron en el mismo lugar. El plan entonces fue ocultarse también en ese descampado de matorrales y parrales para ver si los ladrones reaparecían para buscarlas y así fue.


Eso sí, debieron esperar alrededor de dos horas hasta que vieron a dos sujetos enfilar directo hasta donde habían quedado un microondas, una costosa cámara de fotos, una notebook, ropas y una conservadora donde metieron varios de esos objetos, dijeron en la Policía.


‘el Gordo’ y ‘el Flaco’, Nahuel Alvarez (19) y Fernando Garro (24) respectivamente, negaron haber sido quienes forzaron la cerradura de una puerta corrediza del fondo de la casa de los Páez para robar, aprovechando que no habían puesto la alarma, dijeron en la Policía.


Sin embargo unos vecinos y otras pruebas recolectadas sirvieron para complicarlos por ese delito. Investigan si cometieron otros ataques similares.