Tremendo. Los daños en el avión dan muestra de lo impresionante que fue el accidente. La nave golpeó en el techo de un sector de la Escuela Rabindranath Tagore, luego tiró un árbol y terminó estrellado a dos metros de la puerta de un domicilio de Villa Paulini, Pocito.


Un vuelo de prueba terminó casi en una tragedia en Villa Paolini. Un avión fumigador que no hacía más de 7 minutos que había despegado del aeroclub, supuestamente ‘perdió potencia’ y se precipitó antes que pudiera retornar a la pista. Fue un milagro que nadie muriera ayer en la tarde en ese populoso barrio de Pocito. La nave pegó en el techo de una escuela, derribó un árbol y acabó destrozada en la calle, a dos metros de la puerta de una casa.


El que vivió para contarla es Carlos Labado (60), jefe de Operaciones de la Dirección Provincial de Aeronaútica y piloto con más de 10.000 horas de vuelo, quien manejaba ese Piper Pawnee de la década del 70 que cayó ayer a las 19.15 sobre calle Granaderos, casi Pasaje Argentino. Según confirmó Mario Aubone, director de Aeronáutica, el piloto sólo sufrió golpes en el cuerpo y un corte el cuero cabelludo, y estaba fuera de peligro.

 


El mismo funcionario explicó que Labado ‘estaba haciendo un vuelo de comprobación para una posible campaña de fumigación. Cuando vio que estaba sin aceleración o sin potencia, quiso volver a la pista pero lamentablemente no le dio la distancia y la altura. Él puso el avión adonde lamentablemente le llevó la distancia y el peso del avión, más que esto no pudo hacer’. También descartó que la nave se haya quedado sin combustible, en todo caso atribuyó el accidente a una posible falla mecánica, aunque esperarán las pericias. 


Un testigo directo fue el carpintero Daniel Terrera, que relató que ‘ese avión pasó dos veces a muy baja altura. Todas las veces hacen lo mismo, pero este venía como hacia el Noroeste y muy bajo. Después vi que se elevó como para esquivar el pilar del tendido de alta tensión, giró hacia la izquierda y ahí se fue de costado. Después se perdió entre los árboles. En eso sentimos el impacto y corrimos’. Este vecino y otro auxiliaron a Labado, quien estaba entre las chapas retorcidas. “Lo único que decía era: ‘quédense tranquilos’. Y yo veía que el avión perdía combustible, así que lo corrimos a un costado”.
 

En el Bº Las Heras


El lunes 8 de agosto de 2011, un avión hidrante Air Tractor desató el caos en Bº Las Heras, en Capital. El piloto mendocino Rómulo Guerrini perdió altura por una falla mecánica en la nave e intentó en vano un aterrizaje de emergencia. En ese derrotero impactó contra un tanque de agua y las rejas de una vivienda de calle Coronel Blanco. Después arrancó 5 arboles, pasó por arriba de un auto, derribó una farola y terminó estrellándose contra dos casas. No hubo heridos.