Salida. El cortista Juan Carlos Caballero Vidal salió de su despacho luego de presentar la renuncia y fue abordado por los periodistas. Dijo que renunció "para facilitar todo" y que "estoy a disposición de la Justicia".

 

La Cámara de Diputados aceptará mañana la renuncia que presentó ayer el cortista Juan Carlos Caballero Vidal, jaqueado por un pedido de juicio político del juez federal Leopoldo Rago Gallo, quien buscaba desaforarlo a través de la destitución para poder indagarlo por delitos de lesa humanidad. Pero como la dimisión quedó sujeta a que la Anses comience a liquidarle el haber jubilatorio, surgieron diferencias sobre cuándo perderá los fueros. En la Legislatura entienden que con el OK a su renuncia quedará en condiciones de ser interrogado, mientras que juristas y fuentes judiciales aseguran que ese paso se podrá dar cuando empiece a cobrar como jubilado, lo que puede llevar de uno a seis meses. Sea cual fuere el momento en el que pierda su inmunidad, en la Justicia federal evalúan su detención, indicaron fuentes calificadas.

La posibilidad de la captura además quedó plasmada en el planteo que Rago Gallo envió el lunes a la Cámara cuando pidió la destitución para poder indagarlo. Según las fuentes, en el escrito se señala que la inmunidad de proceso y eventualmente la de arresto tendrían que desaparecer en base a la jurisprudencia que viene marcando la investigación de delitos de lesa humanidad. De acuerdo a los antecedentes en las causas contra los exmilitares represores durante la dictadura, el juez federal los detuvo antes de interrogarlos. Todos los ejes de la solicitud del magistrado apuntan a avanzar en la causa, en los graves hechos que el fiscal Francisco Maldonado le enrostró al cortista y en que entiende que puede, por la función que aún cumple, entorpecer la investigación a través de la presión a posibles testigos y por sus vínculos. Por eso, consideró que el tiempo es clave ante peligros de que haya obstáculos en la pesquisa.

Justamente, ahora hay dudas sobre cuándo estará en condiciones de rendir cuentas debido a dos posturas. El diputado ibarrista Carlos Munisaga señaló que una vez que la Cámara acepte la renuncia de Caballero Vidal, este ya puede ser indagado por Rago Gallo. El legislador dijo que, en esa instancia, "el cortista dejará de ser magistrado y perderá sus fueros porque con su dimisión, cumplimentó la condición para que se le otorgue la jubilación. Si sigue cumpliendo una función y cobra el sueldo, es una decisión de la Corte". En esa postura coincidieron el radical Eduardo Castro y el bloquista Edgardo Sancassani. En el oficialismo indicaron que no harán un juicio político a un juez que ha renunciado y que luego de que se le dé el OK a la baja, el magistrado federal deberá definir si perdió o no los fueros.

Por otro lado, el constitucionalista Oscar Cuadros señaló que "la renuncia condicionada implica que no pierde la condición de juez hasta tanto la Anses le comunica el pago del haber jubilatorio". Otras fuentes judiciales agregaron que mientras Caballero Vidal siga en el cargo no se lo puede indagar porque conserva sus fueros. Inclusive, opinaron que la Cámara de Diputados, luego de aceptar su renuncia, debería realizar el juicio político hasta que haya una resolución o que la Anses liquide la jubilación.

 

Otra vacante para un recambio histórico


Tal cual sucedió con la jubilación de Carlos Balaguer, cuando Caballero Vidal cobre como jubilado se disparará el proceso para cubrir la vacante. La Corte debe comunicar la baja al Consejo de la Magistratura, que debe llamar a concurso, formar la terna y enviarla a la Cámara de Diputados para la selección final. Como el Consejo debe esperar la liquidación del haber de la Anses para la convocatoria, es el otro argumento que indica que Caballero Vidal no perderá los fueros hasta ese momento.
 

En el transcurso de 2017

 

8 de mayo

En el megajuicio de lesa humanidad, Pedro Bayugar declaró que, en 1976, le presentó al entonces juez Caballero Vidal un hábeas corpus por Héctor Cevinelli. En una reunión, le pidió cómo podían recuperar objetos robados y dijo que este sacó un arma y que le indicó que se olvidara de todo.

 

7 de junio

El fiscal federal Francisco Maldonado imputó a Caballero Vidal por no hacer nada ante el pedido de Bayugar sobre el paradero y la libertad de Cevinelli, quien fue secuestrado y torturado y al que además le robaron. Consideró que el juez formó parte del aparato represivo.

 

13 de septiembre

El fiscal le imputó otro hecho al hoy cortista en el marco de su supuesta participación en delitos de lesa humanidad: no impulsar la investigación al tomar conocimiento de la muerte de Alberto Carvajal, torturado hasta la muerte, pese a que había ordenado la autopsia, a pedido del RIM 22.

 

10 de noviembre

Si bien el fiscal Maldonado le había pedido al juez Leopoldo Rago Gallo la indagatoria de Caballero Vidal, ahora le agregó el planteo de que fuese sometido a un juicio político para poder llevar adelante la medida. Era la primera vez que tal solicitud partía de un órgano judicial contra un cortista.

 

13 de noviembre

El juez federal Rago Gallo le pidió a la Cámara de Diputados que le haga un juicio político a Caballero Vidal para que se lo destituya y pierda los fueros para poder indagarlo. Lo hizo para avanzar con la causa y porque consideró que puede entorpecer la investigación desde su función.