Utilizó palabras cordiales, pasajes de la Biblia y hasta frases de Serrat y Atahualpa Yupanqui para dirigirse a las casi 140 personas que participaron de una nueva edición del retiro espiritual para políticos, donde también estuvieron empresarios y sindicalistas. Se trata de Jorge Lozano, obispo coadjutor de San Juan y futuro jefe de la Iglesia local, que con su estilo amable y conceptual, pidió unidad, menos enfrentamientos y dejar de lado las individualidades “para alcanzar un bien común” a todos los presentes. En el auditorio estaban el gobernador Sergio Uñac, el diputado nacional José Luis Gioja, el senador Robert Basualdo y demás referentes de casi todos los sectores políticos. Uno de los grandes ausentes fue el PRO.

La décima convocatoria de la Comisión de Justicia y Paz de la provincia y la Acción Católica fue bien aprovechada por quienes asistieron, ya que se empaparon de los consejos de la autoridad eclesiástica y además tuvieron la posibilidad de reunirse, compartir charlas entre ellos y abordar otros temas fuera de agenda.

En este caso, el plato fuerte de la jornada fue escuchar la palabra de Jorge Lozano, que si bien es un especialista en temas de pobreza, drogadicción y flagelos sociales, decidió encarar su mensaje apostando al diálogo, la necesidad de dejar de lado las individualidades y las diferencias para “buscar el bien de todos”.
Y sus frases no fueron casuales, dado que enfrente tenía al Gobernador, a varios de sus ministros, al presidente del PJ nacional y al líder de la oposición, Roberto Basualdo. Sumados a estos, fueron de la partida referentes del ibarrismo, de la UCR, de Actuar, de Dignidad Ciudadana, integrantes de la Unión Industrial, sindicalistas e intendentes, entre otros.

Lozano usó el pasaje de la Biblia para manifestar “ustedes, hermanos, han sido llamados para vivir en libertad, pero procuren que esta libertad no sea un pretexto para satisfacer los deseos carnales, háganse más bien servidores los unos de los otros... Porque toda la Ley está resumida plenamente en este precepto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Pero si ustedes se están mordiendo y devorando mutuamente, tengan cuidado porque terminarán destruyéndose los unos a los otros”.

Además, llamó a la reflexión destacando el sentido de la peregrinación. “Significa salir de casa, de nuestro encierro, y ponerse en camino. No es importante llegar primero sino juntos” y cerró citando a Atahualpa Yupanqui: “Es mi destino, piedra y camino, de mi sueño lejano y bello, soy peregrino”.

 

Un espacio para pensar y también para dialogar


Desayuno, mate, café y un almuerzo fue la combinación perfecta durante la jornada para que funcionarios, políticos, empresarios y sindicalistas se encontraran en un encuentro de espiritualidad, que sirvió también para el diálogo y el intercambio de opiniones entre diferentes actores.

Un ejemplo claro fue lo que ocurrió en la primera pausa, entre la reflexión de Jorge Lozano y la palabra del Fray Pablo Condrac. Ese lapso sirvió para que el gobernador Uñac y el senador Basualdo intercambiaran palabras sobre minería y política. Hablaron de la empresa Barrick y la situación de Veladero. La diputada basualdista Susana Laciar explicó que están de acuerdo con la decisión tomada por el mandatario y también aclararon que están abiertos al diálogo para discutir el tema de una manera más profunda. 

Por otro lado, el senador le agradeció a Uñac la postura que tuvo con la ley de emprendedores, ya que el Ejecutivo local tiene en vistas hacer un aporte de 100 millones de pesos en subsidios para llevarla a cabo en la provincia.

En otro rincón de la sala de la quinta pocitana, el intendente santaluceño Marcelo Orrego tuvo unos minutos para conversar con el ministro de Desarrollo Humano, Walberto Allende.
A la hora la comida, hubo una picada y los asistentes degustaron una punta de espalda asada. La composición de las mesas fue un reflejo de la integración entre los distintos sectores.

Así se pudo ver a Monseñor Delgado dialogando con el ministro de Salud, Cástor Sánchez Hidalgo, junto al presidente de la Unión Industrial, Gabriel Mesquida y al gerente de Comunicaciones de la empresa minera Yamana, Marcelo Agulles. Mientras que Lozano hizo lo propio con Marianela López, de Actuar, y un grupo de periodistas. También, el diputado radical Eduardo Castro compartió la mesa con el ibarrista Carlos Munisaga, quienes fueron saludados por el legislador el oficialista Pablo García Nieto.