Asistencia. Pese a que los representantes de los tres gremios docentes aseguran que primero se debe realizar la paritaria nacional, destacaron que participarán de la convocatoria efectuada por la provincia.



La cita para la paritaria de los docentes será el lunes 20 y desde los gremios UDAP, UDA y Amet aseguraron que se sentarán a reclamar una recomposición por la pérdida salarial que sufrieron en 2016 por efectos de la inflación. No será lo único, ya que también tendrán en cuenta la proyección de la suba de precios de este año. Si bien los dos primeros sindicatos no quisieron hablar de porcentajes, reconocieron que la discusión perfila difícil, mientras que en el tercero mencionaron un aumento que supere el 30 por ciento. A todo eso, en el Gobierno guardan cautela y aún no quieren mencionar ningún número.


Los tres gremios locales sí habían manifestado el rotundo rechazo a una pauta de incremento del 17 o 18 por ciento que había deslizado la gestión macrista para que repliquen las provincias. Además, les genera malestar la decisión de no convocar a la paritaria nacional, establecida por ley, que fija el piso salarial de los maestros. No obstante, la gestión uñaquista fijó que el lunes de la próxima semana comience la discusión local y desde los sindicatos aseguraron que serán de la partida.


Luis Lucero, secretario Adjunto de UDAP, el gremio con mayor cantidad de docentes afiliados, señaló que a la hora de la discusión plantearán parámetros como “la pérdida del valor real del poder adquisitivo del año anterior y la proyección de la inflación para estos 12 meses”. En ese marco, explicó que el aumento que recibieron en 2016 fue del 32 por ciento y que la inflación giró en torno al 42 por ciento, por lo que dijo que perdieron 10 puntos porcentuales en el salario. Y que pese a que el macrismo fijó en el presupuesto que la inflación de este año estará en el orden del 17 por ciento, las proyecciones hablan del 25 por ciento. Pese a brindar esos números, se negó a hablar de porcentajes a pedir en la negociación con el Ejecutivo provincial.

 


Con la misma cuenta coincidió Daniel Quiroga, titular de Amet, quien indicó que plantearan lo que perdieron el año pasado fruto de “la depreciación del salario por la inflación”. El gremialista señaló que seguirá los lineamientos del sindicato a nivel nacional y que el monto a solicitar “debe superar el 30 por ciento”.


Por su parte, Roberto Rosa, de UDA, tampoco quiso hablar de porcentajes, pero remarcó que “queremos ver cómo se puede recuperar la pérdida del poder adquisitivo del año pasado. Y después debatir el aumento de este período. Con el piso que propongan, empezaremos a discutir que el techo sea otro”.


En la gestión uñaquista se mueven con prudencia en cuanto a dar a conocer ofertas salariales debido a que aún no tienen certeza de algunas pautas de financiamiento nacional. Es el caso del Fondo Compensador, el cual la Nación apunta a eliminarlo o, por lo menos, enviar menos recursos de manera gradual. De hecho, la provincia se hizo cargo de una parte importante durante el año pasado (ver recuadro).


La discusión salarial de los docentes es clave, porque es la primera que el Gobierno lleva adelante con un sector de los gremios estatales. El resultado de la paritaria sirve de base para la negociación con el resto de los sindicatos que nuclean a los empleados públicos, que se reúnen con las autoridades entre marzo y abril.

 

Menos recursos


El año pasado, la gestión uñaquista puso 100 millones de pesos de sus arcas para sostener la totalidad del Fondo Compensador. El adicional nació en la era K para completar el salario mínimo de los docentes de Corrientes, Jujuy, Misiones, Salta, Formosa, La Rioja y San Juan y se financiaba estrictamente con fondos nacionales. La gestión macrista dio un aumento en marzo y lo llevó a 1.405 pesos por cargo (hasta un máximo de dos), pero luego dejó de mandar la totalidad de la plata y le pasó parte de esa responsabilidad a las provincias. 


En 2016, la Nación debería haber enviado 300 millones de pesos, pero sólo giró 200 millones. La decisión causó malestar debido a que el compromiso asumido a comienzos de ese año era que los fondos se iban a distribuir en su totalidad. En el Gobierno consideran que la plata que pusieron ya está perdida y sólo resta la confirmación sobre qué montos enviará la administración macrista sobre el adicional. La Nación entiende que el mecanismo es un sistema poco federal, ya que beneficia nada más que a 7 provincias. Y antes de que le pasen factura las que no lo tienen, prefiere ponerle un fin. Los distritos apuntan a que sea de manera gradual.
 

Última suba

30 Es el porcentaje de aumento que la gestión uñaquista le otorgó a los docentes el año pasado. La suba fue al básico y retroactiva a febrero. Además, aumentaron dos ítems.

 

Plantel

15 Mil es la cantidad aproximada de docentes y profesores en el sistema educativo de la provincia. Los educadores tienen en total 22 mil cargos, según datos de Hacienda.