En el comienzo del año, la Nación presenta una deuda con la provincia de unos 900 millones de pesos en materia de construcción de viviendas. Desde mediados de 2016, la gestión macrista dejó de enviar los fondos que corresponden a su parte del financiamiento y la actualización de alrededor de 5 mil casas, por lo que el Gobierno provincial estuvo poniendo los recursos para no frenar las obras.

Pese al retraso, en el Ejecutivo local aguardan con optimismo el reintegro del dinero y señalan que la situación se irá regularizando “pronto”, durante el transcurso de este año, aunque no hay una fecha precisa.

La gestión uñaquista reinvertirá los fondos adeudados en la construcción de más casas.

La gestión uñaquista tomó como política de Estado la construcción de viviendas, al punto que tiene unas 6 mil en ejecución, dado que el objetivo es tratar de brindarle soluciones habitacionales a todos los sectores.

De ese total, cerca de mil se están llevando adelante íntegramente con recursos locales y en cuanto al resto, el número más elevado, la Nación aporta el 66 por ciento del financiamiento y el 34 por ciento la provincia.

La administración central está demorando el envío de fondos sobre ese universo de 5 mil casas, que corresponden a los planes Techo Digno, Mejor Vivir, Promeba y Fedvillas, reconocieron en el Ministerio de Planificación e Infraestructura.

De todas formas, en el Gobierno calculan que la devolución de los recursos se irá dando en los próximos meses, aunque de a poco. Hay señales de que con los cambios que se produjeron en el Ministerio de Economía, con la salida de Alfonso Prat Gay y la llegada del nuevo ministro Nicolás Dujovne, se irán destrabando las partidas presupuestarias.

La deuda había llegado a los 1.000 millones, pero la Nación sólo envió este mes una partida con 100 millones de pesos. Además, está el antecedente de que el macrismo reintegró el año pasado gran parte de los fondos adeudados por obras durante la administración kirchnerista. Inclusive, Vialidad Nacional regularizó la deuda que tenía con la provincia por distintos proyectos y estableció un mecanismo de devolución para este año y el que viene (Ver nota vinculada). Por otro lado, el Gobernador ha cultivado una buena relación institucional con el ministro de Interior del macrismo, Rogelio Frigerio, de quien depende justamente el área de Vivienda.

Para la gestión uñaquista es vital recuperar los 900 millones de pesos para seguir reinvirtiéndolos en la construcción de viviendas. El plan no sólo apunta a brindar soluciones habitacionales sino que genera puestos de trabajo en un momento en el que el mercado laboral siente el impacto de la crisis nacional.

Además, la inversión en obra pública mueve la rueda de la economía, ya que se destina dinero a la compra de materiales como hierros, cemento y áridos, y a la contratación de proveedores de servicios. Para no interrumpir esa cadena, la provincia ha venido haciendo el esfuerzo de poner la plata y tanto Uñac como sus funcionarios siempre han gestionado la devolución de los recursos en cada oportunidad que han tenido con los alfiles macristas.

El monto adeudado está compuesto por los fondos que no aportó la Nación desde mediados del año pasado, más la actualización de los importes de las obras, indicaron en el Gobierno.

 

Plan Techo Digno


3 mil fueron las viviendas sorteadas para la clase media e inscriptos en el padrón del IPV. Las casas comenzaron a entregarse a fines del año pasado y continuarán en 2017.