Complicado. El odontólogo Luis Minin es uno de los acusados de la causa junto a la escribana María Isabel Carchano, el operador inmobiliario Walter Orellano y el médico Víctor Fernández. 



Finalmente y a casi cuatro años desde que se inició la investigación, la causa por la millonaria estafa a la Caja Previsional de los Médicos, Odontólogos y Bioquímicos (MOB) fue elevada a juicio oral y público y, tal cual lo adelantó DIARIO DE CUYO, los cuatro involucrados deberán sentarse en el banquillo de los acusados este año.

La decisión de la Justicia de elevar la causa fue tomada ayer, después de cuatro meses desde que la Cámara de Apelaciones ratificara el auto de procesamiento de los involucrados y de que, en diciembre, el fiscal del caso hiciera el requerimiento al juez Martín Heredia.


La causa es la que involucra al odontólogo Luis Minin, al operador inmobiliario Walter Orellano, al médico Víctor Fernández y a la escribana María Isabel Carchano, quienes fueron procesados por realizar una maniobra fraudulenta con dinero de la caja y quedarse con una diferencia de 1.040.000 dólares, por la compra de un terreno en Santa Lucía.


El escandaloso hecho pasó por varias etapas desde que la denuncia fuera radicada por el presidente de la institución, Carlos Soria, en marzo de 2013 y que el titular de Cuarto Juzgado de Instrucción procesara por estafa a los cuatro implicados, en septiembre de ese año.


Tras ese procesamiento los involucrados apelaron el fallo del magistrado por lo que la causa recayó en la Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Penal y Correccional, donde tuvo una demora de 34 meses, más de dos años y medio. No fue hasta octubre pasado que esa sala ratificó el fallo del Juez de Instrucción contra los cuatro implicados y la causa regresara al juzgado inicial.


Cerrada esa instancia, tanto el fiscal, Daniel Galvani, como el actual titular del Cuarto Juzgado de Instrucción, Martín Heredia, actuaron rápidamente pidiendo elevar la causa a juicio y aceptando el requerimiento, respectivamente. Según confirmaron fuentes de tribunales, la firma final ocurrió ayer.


Ahora la causa recaerá en la Sala III de la Cámara Penal, que llevará adelante el juicio oral y público y que, según confirmaron las fuentes, el proceso se realizará en el segundo semestre este año.


Los cuatro implicados fueron procesados por estafa y según la Justicia, tuvieron distinta participación en la maniobra delictiva. En el expediente figura que Minin y Fernández integraban la comisión de terreno de la Caja MOB, por lo que estaban encargados de buscar un inmueble para que el organismo construyera casas. El primero de los implicados ubicó a Alfredo Cosentino, quien vendía un predio en Santa Lucía y acordaron la compra en 1.100.000 pesos, el equivalente a 260 mil dólares según el cambio de la época. Entretanto, con el contacto de Minin y Fernández, el operador inmobiliario Orellano se presentó frente a las autoridades de la Caja y ofreció el terreno a 1.300.000 dólares, es decir, 5 veces más caro. Los miembros de la comisión de terreno impulsaron la compra y terminaron influenciando a la comisión, que aprobó la adquisición. Para finalizar, la escribana Carchano confeccionó un boleto de compraventa por 260 mil dólares para los dueños del inmueble y luego armó una escritura en la que consta la operación entre la Caja y Orellano, como representante de los vendedores, por 1.300.000 dólares. 
 


El delito de estafa 

Según el Código Penal, serán reprimidos con prisión de un mes a seis años, los que incurran en el delito de estafa. Las fuentes explicaron que el caso de la Caja MOB no se debe computar como asociación ilícita ya que la maniobra se produjo en un solo hecho y no en varios.