La remodelación de la Peatonal ya tiene fecha: arrancará el 26 de febrero y en el municipio que comanda Franco Aranda no quieren que sobrepase los 12 meses de ejecución. Personal de la comuna y la empresa Scop desarrollaron un plan para que, mientras se realicen las obras, los visitantes puedan transitar y seguir asistiendo a los locales. De hecho, la Intendencia convertirá en semipeatonal la avenida Ignacio de la Roza, entre Rioja y General Acha, para que los cafés y negocios de comidas trasladen sus sillas y mesas y puedan seguir funcionando en ese sector. Así, la mitad de la calzada será para la circulación de vehículos. Y si la experiencia tiene éxito, el jefe departamental destacó que la dejarán de manera permanente. Además, mientras duren los trabajos, los comerciantes tendrán un descuento del 50 por ciento en la tasa que pagan por ejercer la actividad. La medida se tomará para amortiguar las posibles bajas en las ventas ante la histórica refacción que atravesará el paseo.

 


La última gran renovación de la peatonal Domingo Faustino Sarmiento se dio en 1993, en la Intendencia del bloquista Javier Caselles, aunque hubo algunos cambios durante la gestión de Enrique Conti, donde se incorporaron las fuentes. La refacción total es una fuerte apuesta de Aranda, que busca modernizar el paseo y que tenga todas las condiciones de seguridad ante, por ejemplo, incendios. Así, el objetivo es revalorizar el comercio para atraer más turistas.

Las refacciones estarán divididas en tres etapas: la primera comprenderá a la calle Rivadavia e insumirá seis meses. La segunda contemplará calle Tucumán al norte de Rivadavia y están calculados cuatro meses de ejecución, mientras que la última fase incluye lo que queda de Tucumán, en un plazo de dos meses. El jefe comunal resaltó que esos son los plazos máximos y que apuestan a que sean menores.

En esencia, el grueso de los trabajos consiste en separar con placas de maderas el área central para que en su interior se levante el piso y desaparezcan las fuentes y canteros que están en desuso. De esa manera, se dejará un espacio para que los peatones puedan circular e ingresar a los negocios (ver infografía). Luego, se sacarán los pisos de la zona de circulación y se colocarán puentes, expresó Aranda. Así, se pondrán 7.210 metros cuadrados de piso nuevo.

Como las tareas afectarán a los cafés y locales de comidas que tienen sus mesas y sillas sobre la Peatonal, el Ejecutivo convertirá a la mitad de la Ignacio de la Roza en semipeatonal para que allí se instalen. En el tramo restante circularán los vehículos. Aranda aclaró que se respetarán los ingresos al Hotel Provincial y a cualquier otro lugar que tenga entrada de movilidades y que, en principio, la idea es separar la calzada de la semipeatonal con grandes maceteros.

Aranda indicó que en la Peatonal hay 60 tiendas, dos kioscos, dos joyerías, seis cafés, seis galerías, siete grandes tiendas, un banco y dos sedes de empresas de telefonía celular. Como habrá un descuento del 50 por ciento en la tasa de comercio, el municipio dejará de cobrarles alrededor de 110 mil pesos por mes para compensar pérdidas de ventas.

En el paseo habrá cuatro cisternas subterráneas que alimentarán el riego por goteo del arbolado y 11 gabinetes con hidrantes y mangueras. Por otro lado, todo el cableado irá soterrado.

 

  • Inversión

47,6

millones de pesos costará la remodelación de la Peatonal. La provincia aporta 40 millones y el resto lo pone el municipio. La obra la hace la empresa Scop.

 

  • Lo viejo y lo nuevo

5

mil metros cúbicos de escombros se extraerán, lo que equivale a mil camionadas. Se colocarán 7.210 metros cuadrados de piso nuevo.

 

  • Servicios

143

Son los bancos que se pondrán. También se instalarán 28 bebederos, 90 luminarias LED, 30 cestos de basura y 4 gabinetes para policías y monitores.