Al momento de cumplir funciones como secretario de Obras de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ), desde diciembre de 2009 y hasta que se produjo la muerte del alumno Fernando Reinoso, dijo que nunca tuvo conocimiento de que el Departamento de Agrimensura tenía problemas eléctricos. Que, de haber sabido, podría haber actuado para solucionar los inconvenientes, pero que no tuvo una comunicación formal o informal sobre la delicada situación edilicia de esa unidad. Además, que la Secretaría que tuvo a su cargo no actuaba de oficio ante fallas, sino que lo hacía a requerimiento de las distintas áreas de la casa de altos estudios. Incluso, señaló que las facultades tenían absoluta independencia para realizar obras de mantenimiento y encarar las tareas, lo que se vio como un dardo hacia el actual rector de la UNSJ, Oscar Nasisi, que al momento de la tragedia se desempeñaba como decano de la Facultad de Ingeniería. Esos fueron los argumentos con los que ayer se justificó Guillermo Coto ante los jueces del Tribunal Oral Federal (TOF) sobre su presunta responsabilidad por la descarga eléctrica que le produjo la muerte al alumno en marzo de 2010.

Con las palabras de Coto, el juicio para determinar responsabilidades de la tragedia que ocurrió hace 11 años, comienza a transitar su etapa final. De hecho, la indagatoria a Joaquín Roso, exsecretario de Obras desde 2002 hasta 2009, se dará el lunes, según confirmó su abogado defensor, Carlos Bula. Luego de esa declaración, es casi un hecho que los alegatos se inicien en la audiencia subsiguiente.

El juicio por la muerte de Reinoso arrancó a fines de 2020 y se espera que culmine en los próximos meses

El exsecretario de Obras de la UNSJ buscó desligarse de la imputación que le había formulado tanto la Fiscalía, que conduce Francisco Maldonado, como la querella, bajo la representación de los abogados Diego Reinoso, hermano de Fernando, y Leopoldo Fachinelli. Para ambas partes, Coto tuvo responsabilidad, ya que, si bien ocupó ese cargo poco tiempo, eso no lo exime "para que él mismo pudiera tomar medidas urgentes que controlaran la fuente de peligro que generaba las deficientes e irregulares instalaciones eléctricas en la Facultad de Ingeniería (Departamento Agrimensura)", según había indicado el fiscal federal en el pedido de elevación a juicio. Por su parte, la familia de Reinoso había apuntado en el mismo sentido al indicar que a Coto le habría "bastando tan solo con 30 días, aproximadamente, para eliminar el riesgo eléctrico en todas las dependencias de la UNSJ, que fue lo que se hizo con posterioridad al fallecimiento de Fernando Reinoso. O sea, que hubiera sobrado, por demás, el tiempo para evitar el hecho, no siendo una excusa valida a los fines de eludir la responsabilidad que le cabe por la falta de los deberes a su cargo y la desidia en el desempeño del mismo".

El exsecretario de Obras resaltó ayer que "nunca tuve ningún tipo de comunicación formal o informal o conocimiento de que hubiese problemas eléctricos en el Departamento de Agrimensura o en ningún edificio de la UNSJ". Además, trató de desligarse al manifestar que "la Secretaría trabajaba bajo demanda. Esto es, desarrollaba tareas en aquellas unidades en las que se requería. No se iba directo a una dependencia a revisar si había algún problema, sino que, en general, íbamos en el caso que se nos llamara". De esa manera, sin mencionarlo explícitamente, le apuntó a Nasisi, ya que si este hubiera dado cuenta de las irregularidades (de las que habría tenido conocimiento), las fallas se podrían haber solucionado.


Delito en la mira

Tanto Nasisi como el resto de los imputados están acusado del delito de homicidio culposo por haber sido imprudentes o negligentes en sus funciones. De ser encontrados culpables, pueden recibir una pena de uno a cinco años de prisión e inhabilitación por cinco a diez años para ejercer un cargo público.


Otros imputados

Además de Nasisi, Coto y Joaquín Roso, en la mira está Alfredo Daroni, quien era el secretario Administrativo Financiero de la Facultad de Ingeniería. También estuvo imputado Fredy Baldivieso, quien se desempeñaba como presidente del Comité de Higiene y Seguridad de la UNSJ, pero falleció.