Gratuidad. Los afiliados del PAMI que perciban el equivalente de 1,5 haberes mínimos serán los que podrán conseguir los medicamentos gratis.

 

A través de una resolución, la administración central del PAMI estableció una serie de restricciones para la entrega gratuita de remedios a ciertos afiliados. La medida se debe a que luego de un entrecruzamiento de datos, el organismo nacional descubrió que jubilados con propiedades de lujo, embarcaciones y hasta aeronaves hacían uso del subsidio social. Frente a ese escenario, la obra social puso un límite y dejó fuera del régimen a aquellos que posean esos bienes y a quienes cobren más de 1,5 haberes previsionales mínimos (8.491 pesos), sean dueños de más de un inmueble, tengan un vehículo de menos de 10 años (salvo los que cuenten con un certificado de discapacidad) o estén en una prepaga.


El director Ejecutivo del PAMI, Carlos Reggazoni, le dijo al diario La Nación que “alguien que mantiene un avión o un barco y saca medicamentos gratis para la presión es parte de una defraudación del PAMI. Es un escándalo. Lo central es entender que el subsidio es para las personas que más lo necesitan”. 


La medida entró en vigencia el viernes y el organismo nacional pretende ahorrar 1.600 millones de pesos anuales.

Antes, quienes percibían menos o el equivalente a 1,5 haberes previsionales mínimos conseguían una cobertura gratuita en medicamentos generales. Una situación idéntica se daba con aquellos afiliados que ganaban más de 1,5 haberes, pero que destinaban el cinco por ciento o más de sus ingresos al pago de remedios. A través de la resolución, este último grupo quedó excluido, al igual que aquellos jubilados que tengan más de una propiedad, embarcaciones, aeronaves o cuenten con una prepaga, entre otros.


“No podemos dar un beneficio social a una persona que se va a veranear a Punta del Este. Lo que buscamos es que el sistema sea justo y hoy en día no lo es si una persona que tiene un yate de lujo o un avión o vive en un country recibe medicamentos gratis del PAMI”, resaltó el funcionario.