No fue una reunión más de las que suelen tener los gobernadores para tentar inversores, en este caso, con miembros de la Cámara de Comercio e Industria Franco-Argentina. Primero por el contexto de incertidumbre que dominó ayer toda la República Argentina y segundo porque el mandatario sanjuanino, Sergio Uñac, se animó a vertir algunas posibles soluciones. Soluciones al país, no a San Juan, su territorio de dominio. De sus palabras se puede interpretar que él entiende que hay que evitar seguir hablando de ajustes, que no se puede gobernar con la Justicia, que no se debe improvisar más y que para sacar al país adelante hay que hacer un acuerdo con todas las fuerzas políticas, tal y como viene diciendo desde su discurso en la Cámara de Diputados de este año.


Las frases picaron fuerte ayer en la tarde entre algunos miembros del gabinete provincial. No es para menos, ya que el contexto de incertidumbre por la escalada del dólar, tuvo a todos en vilo durante buena parte de la jornada pasada. Uñac, a sabiendas de ese contexto, arrancó su discurso diciendo que “Aún en esta situación soy absolutamente optimista. Claro, esto sólo será posible si los dirigentes políticos tenemos un cambio de pensamiento. No tenemos que hablar más de ajuste, todos los días ajustamos algo nuevo. Hay dos maneras de bajar el déficit fiscal que atormenta al Gobierno nacional: ajustando y que la economía caiga o, la manera menos dolorosa para los argentinos, hacer crecer aunque sea mínimamente la economía. Ese es el desafío, tenemos que dejar de achicarnos y tratar de expandir la economía pero fundamentalmente debemos recuperar el ánimo de los argentinos que está por lo menos vapuleado”.


Luego avanzó sobre las potencialidades de San Juan y les contó a los empresarios presentes, lo que su gobierno viene haciendo para tratar de mantener la actividad privada, resaltando los créditos empresarios y, especialmente, el Bono Fiscal, una ayuda de $1.000 millones que el Ministerio de la Producción puso en vigencia para lograr mantener el nivel de empleo local y atraer inversiones de afuera de la provincia y el país. Además, habló acerca de la apuesta energética de la provincia, como los parques solares e, incluso, la construcción en etapa de licitación, de El Tambolar, la cuarta represa que tiene la provincia sobre el río San Juan.


Más tarde, volvió con sus apreciaciones sobre la realidad Argentina, incluso con críticas: “Esto es importante: la falta de planificación es la improvisación, y la improvisación es levantarse todas las mañanas a ver hacia dónde llevamos la economía, la sociedad, la cultura, el trabajo. No hay perspectivas de construcción de un país posible de la mano de la improvisación”.


Para el final se reservó lo que los sanjuaninos ya conocen, su oferta de intentar un gran acuerdo político que involucre a todos los sectores, del oficialismo y de la oposición, para sacar a la Nación adelante: “‘Hay que cuidar las instituciones, es momento de cambiar. El próximo presidente del país en su asunción debería tener a todos los expresidentes sentados a su lado, si esa foto existe, va a ser un antes y un después de la historia de la Argentina”.


El gobernador ya había lanzado esa idea de unidad nacional a principios de este año, aunque cada vez va tomando mayor vigencia, en razón de los problemas que todo mundo ya conoce.
 

 

Con Randazzo


El gobernador Sergio Uñac estuvo ayer en la tarde un largo rato con el exministro Florencio Randazzo, con el diputado nacional Eduardo Luján Bucca y el intendente de Bolívar, Marcos Pisano, en una reunión en la Casa de San Juan en Buenos Aires. Según publicó anoche muy tarde el sanjuanino en sus redes sociales, "compartimos la situación política y económica del país, situación que vemos con preocupación y coincidimos con una visión de generar un proyecto superador y con mucha actitud para el peronismo, que nos ayude a construir el futuro del país". El bonaerense también compartió la imagen.