En Casa Cuna. En la institución recibieron al niño y solamente le dieron asilo durante un día. Es que luego el bebé fue llevado con su nueva familia.

 

 

Hace unas semanas se dio a conocer el conmovedor caso de un bebé recién nacido, con epilepsia, que fue entregado por su mamá en el hospital Rawson porque no podía criarlo. La historia de ese bebé, que conmocionó a la provincia, tiene un final feliz. Desde la Justicia dijeron que ya vive con una nueva familia y que comenzó la vinculación, el paso anterior a la adopción. Esteban de La Torre, el juez del Tercer Juzgado de Familia, comentó que, tras realizar entrevistas a varias parejas encontraron una que cumplía con todos los requisitos y que estaba dispuesta a recibir a un niño con algún problema de salud. Hasta que fue entregado a sus nuevos papás, el pequeño permaneció en Casa Cuna.

El bebé nació a principio de junio en el Hospital Rawson. Tras el parto, la mamá biológica del recién nacido declaró que no podía hacerse cargo de la crianza del niño y que por eso iba a darlo en adopción. En ese momento se supo que la madre, que es mayor de edad y es de apellido Peralta, llegó a la Maternidad sola y allí tuvo al bebé, sin la asistencia de ningún familiar o allegado; y que tras confirmar que no podía hacerse cargo de niño, intervino la Justicia.

Agustín, nombre que le pusieron las enfermeras del Hospital Rawson y que no se sabe si conservará, pasó unos días duros desde que nació, sin embargo su adopción se realizó de manera veloz, algo que no es habitual. "Todo se hizo con mucha rapidez. El bebé estuvo un día en Casa Cuna y de inmediato se comenzó con la vinculación. En realidad como deberían realizarse todas las adopciones", dijo De la Torre y agregó que ellos citaron a varias parejas. Las familias que fueron entrevistadas forman parte del Registro Único de Adoptantes y son las que habían dejado constancia de que aceptan niños con discapacidad o enfermos

"La gente no podía presentarse voluntariamente para adoptar al bebé. Evaluamos a las familias conforme al orden del registro, y entre las primeras que entrevistamos hubo una pareja que inmediatamente aceptó y que nos pareció que eran los adecuados. Tenían una carpeta excelente de antecedentes", dijo y agregó que en el mismo momento que el bebé comenzó la vinculación, los flamantes papás comenzaron a realizarle nuevas evaluaciones médicas para saber el estado de salud del niño. Sobre esto, el magistrado dijo que el bebé está en perfecto estado de salud y que está controlado.

"Ahora se comienza con todo el trámite de adopción. Saldrá muy rápido porque la mamá biológica ya renunció a la responsabilidad parental, con lo cual se comienza el trámite legal y se espera que a fin de año ya esté terminado", concluyó el juez.
 

> El nacimiento
 

El bebé nació el pasado 6 de junio. Desde que el recién nacido se quedó solo en Neonatología, las enfermera se hicieron cargo de cambiarlo, darle de comer y hasta proporcionarle afecto. Incluso lo "bautizaron" Agustín. En pocos días, el recién nacido se transformó en el mimado del servicio.


> La salud
 

Luego de que su mamá lo dejara, se le detectó el cuadro de epilepsia. Es por eso que el bebé quedó internado varios días en el Hospital Rawson para que le practicaran los estudios necesarios. Desde el hospital explicaron que, una vez que fue entregado por su mamá, el bebé no fue reclamado por ninguna otra persona.


> En Casa Cuna
 

Cuando Agustín recibió el alta, la Justicia decidió que fuera llevado a Casa Cuna hasta que le encontraran los padres adoptivos. Sólo estuvo un día institucionalizado. El juez explicó que la rapidez del trámite se debió a que buscaban que el bebé pudiera crear lazos afectivos con sus padres adoptivos precozmente.