Reliquias. La nota de color en el carrusel lo dieron los autos antiguos que participaron del desfile. Los diferentes vehículos trasladaron a las reinas nacionales que llegaron de diferentes provincias para participar de la Fiesta Nacional de la Uva y el Vino.

 

 

El Carrusel de las Reinas, en Caucete, rompió los esquemas tradicionales y ofreció una novedosa puesta en escena que sorprendió al público. En esta ocasión hizo hincapié en lo artístico con un desfile en el que participaron artistas locales y algunos invitados. Se realizó anoche, en el marco de la XXI edición de la Fiesta Nacional de la Uva y el Vino.

El arte se palpitó desde la previa. Diferentes artistas locales deleitaron al público con música y baile. Lo mismo ocurrió en el inicio del desfile.

 

De visita. Los Caporales de mi Tierra llegaron desde Mendoza para mostrar su danza típica.

 

Tras las bombas de estruendo que anunciaron el inicio del carrusel, desfilaron las diferentes escuelas de danzas del departamento, seguidas de los Caporales de mi Tierra, los danzantes de la Virgen de Copacabana que llegaron desde Mendoza para participar del evento. Frente al palco oficial hicieron una coreografía que cosechó la ovación de los presentes.

Luego le tocó el turno a la comparsa Flor de Carnaval, integrada por 60 niños y adolescentes, que también mostraron su arte.

A mitad del desfile recién hicieron su paso las candidatas a Reina Nacional de la Uva y el Vino, que luego se trasladaron al Predio Municipal donde se llevaría a cabo la elección de la nueva soberana y el recital de Axel.

Con ritmo. Los chicos de la comparsa Flor de Carnaval, de Caucete, contagiaron alegría y ritmo a los espectadores.

 

El público

3.000 personas coparon la Diagonal Sarmiento para presenciar el Carrusel de las Reinas en Caucete.