El País. El diario español tituló: "El hallazgo de un fósil en Argentina adelanta en 30 millones de años el origen del gigantismo". Agregó que se halló una pieza importante del rompecabezas.

La publicación en la prestigiosa revista Nature sucedió anteayer y medios de comunicación de todo el mundo replicaron la última novedad paleontológica, que obliga a reescribir un periodo de la evolución de los dinosaurios.

En España, el diario El País presentó a "Ingentia Prima" y agregó que puede colaborar en saber más acerca del porqué de lo que se considera una de las cinco grandes extinciones masivas en la historia de la vida.

En Estados Unidos, Los Angeles Times también divulgaron la noticia y agregaron la interpretación de Kristina Curry Rogers, paleontóloga de vertebrados en el Macalester College en St. Paul, Minnesotta, quien afirmó que "este descubrimiento ayuda a arrojar luz sobre cómo los diferentes rasgos que creemos que condujo al gigantismo extremo en saurópodos evolucionaron por primera vez", dijo. "El descubrimiento es importante porque ayuda a conectar algunos puntos entre los dinosaurios bípedos anteriores y los gigantes que dominaron el Mesozoico más adelante".

Los Angeles Times. El diario californiano tituló: "Los dinosaurios de cuello largo y tamaño de elefante surgieron mucho antes que Brachiosaurus", una de las "estrellas" de Parque Jurásico.

Las principales agencias de noticias también se hicieron eco. Reuters difundió la noticia para sus asociados en lengua inglesa desde su sede en Whasington y también dedicó un párrafo para traducir el significado del nuevo gigante: "Los investigadores dijeron que el dinosaurio, llamado Ingentia prima, que significa "el primer gigante", tenía hasta 33 pies (10 metros) de largo y pesaba alrededor de 10 toneladas, que vivieron hace unos 210 millones de años durante el Período Triásico.

El sitio francés "Sciences et Avenir" (Ciencia y el Futuro) también se hizo eco del anuncio y en un párrafo explicó: "Ingentia prima vivió en torno a lo que ahora es Argentina y estaba en el momento al sureste del supercontinente Pangea. Su descubrimiento es muy importante porque apareció casi 40 millones de años antes que sus gigantes "primos".