Reclamo. A poco de comenzar la marcha por el microcentro, un grupo de manifestantes pintó en General Acha y Central el reclamo de legalizar el aborto.

 

Para los organizadores, el balance es más que positivo. No sólo por el poder de convocatoria, que calculan en unas 5.000 personas, la que puede considerarse como una jornada más que especial para los grupos feministas.

También lo sienten así porque sus reclamos tienen hoy espacio en las agendas públicas más relevantes.

Pero hay uno en particular que despierta las mayores discrepancias, el pedido de legalizar el aborto. Porque hay mujeres que están totalmente de acuerdo en otros temas principales, como el derecho a la igualdad salarial o en profundizar la lucha contra la violencia de género, pero lejos de sumarse, afirman no sentirse representadas por el pedido de aborto legal, seguro y gratuito.

Analía Carrizo se presenta como docente y madre adoptiva de dos chicos y el tema del aborto es lo que la separa del 8M. Considera como peligrosa si la consideración de "ser humano" se realiza desde una posición filosófica, cuando ve que desde lo científico el comienzo es claro: la concepción.

En la otra vereda, Macarena Pereyra, estudiante de letras, se mostró más que feliz por la convocatoria que hubo a nivel local, nacional e internacional de los movimientos feministas. También acepta que el aborto abre una polémica, que no hace otros reclamos. Considera que el conflicto surge porque hay mujeres que no pueden madurar la idea, que es chocante, y que no ven porque es una realidad que no les toca. "Entonces cuesta poder ser parte de algo que no puede ser conciente", interpreta.

El tratamiento parlamentario del proyecto de ley de aborto legal, seguro y gratuito profundizará más la discusión. Dos días antes de la marcha del 8M, hubo otra en contra del aborto. Ya se prepara otra en contra de legalizar el aborto para el 25 de marzo. El tema está lejos de acabar.

 

 

Posiciones

 

 

  • MARY GARRIDO    -   Dirigente MST y Feminista

Creo que fue un éxito tremendo la marcha del jueves. Fue masiva, calculamos más de cinco mil personas, y el manifiesto que se leyó tuvo que ver con reclamos a todo nivel. No sólo en el aspecto de genero, el derecho al aborto, sino también contra la precarizacion laboral: las mujeres somos las que más sentimos este plan de ajuste porque además de precarizadas, trabajamos en doble jornada, tanto adentro del hogar, como afuera de él. Fue un grito unánime a nivel mundial, reflejando la necesidad y reclamos de igualdad en todo sentido de la mujer.

 

 

  • SOLEDAD ILLANES   -   Abogada

Es un tema bastante complejo. Por un lado, me parece que las mujeres, generalizando, exageramos un poco para conseguir ciertas cosas. La verdad es un grupo de mujeres que no me representa. Básicamente porque no escuchan a todos. Yo he participado en reuniones de mujeres autoconvocadas y he sido agredida por no pensar igual que ellas.

Para mí están enmascarando, con otros supuestos derechos que son muy validos, solamente la legalización del aborto. No buscan igualdad, sino el derecho a asesinar.

 

 

  • ANALÍA CARRIZO   -   Docente y madre adoptiva

Por un lado me pareció muy bien reclamar por temas como la igualdad en el salario por la misma tarea realizada. Pero no me siento representada en esta manifestación porque resalta a nivel nacional el tema de legalizar el aborto. No coincido porque desde la ciencia está demostrado que la vida comienza en el momento de la concepción. El tema de decidir si es o no es persona como un dilema filosófico es peligroso, porque dependerá de cada postura. Yo adhiero a lo cientifico. De unos años a esta parte no hay dudas donde empieza la vida.

 

 

  • MACARENA PEREYRA   -   Estudiante de Letras

Con la marcha del jueves, estuve atravesada por la alegría al ver la cantidad de mujeres que se manifestaron no sólo en San Juan y en Argentina, sino en más de setenta países, adhiriendo al segundo paro internacional. Esto demuestra que las mujeres ya no daremos pasos para atrás, sino siempre para adelante en búsqueda de la igualdad, de la reivindicación de la mujer, de nuestros trabajos. Le estamos diciendo que no a un montón de cosas que nos vienen afectando hace mucho tiempo, como el acoso laboral y otras demandas.