Ya llegaron a la provincia y están recorriendo los sitios donde hay franciscanos. Pero mañana estarán al alcance de la mano de todas aquellas personas que quieran observarlas de cerca. Se trata de las reliquias de San Francisco de Asís que trajeron directamente desde Italia.

Estarán a disposición de la gente durante una hora, de 19 a 20, en la iglesia Catedral. Es la primera vez que en San Juan se expondrán reliquias de este Santo y de este tipo. En alguna oportunidad mostraron reliquias de Santa Clara. Las reliquias ya están acá y las están llevando a los distintos colegios franciscanos que hay en la provincia. Pero la comunidad franciscana quiso que todos pudieran acceder a este tesoro y por eso se decidió exponerlas. Luego de esto retomarán el viaje por otros puntos del país.

En la Iglesia Católica se llaman reliquias a los restos de los santos después de su muerte. También se designa con este nombre a restos de ropa u objetos que pudieron haber pertenecido al santo en cuestión.

En este caso, según explicó Beatriz Ruiz Bustello, que pertenece a la Orden Francisca Seglar de San Juan, se trata de restos de huesos molidos que pertenecieron a San Francisco. Están insertos en un pequeño relicario que tiene forma de una Tau y es de madera. Este símbolo en forma de “T” es el signo que adoptó San Francisco como firma por su similitud a la Cruz y por significar minoridad y arrepentimiento de los pecados, como establece un pasaje del libro del profeta Ezequiel, en la Biblia. Este es el distintivo de los franciscanos en todo el mundo, sobre todo de los seglares, según explicó la mujer.

Este tesoro, que llegó directamente desde Asís, Italia, recorre el país desde que comenzó el 2017. La idea es que en lo que resta del año visite todas las provincias donde hay una orden franciscana. La única exigencia es que esta reliquia debe recorrer cada lugar, de la mano de un integrante de la orden y un fraile.
Según contó Beatriz, la llegada de esta reliquia no estaba prevista, es por eso que los sorprendió y armaron rápidamente un cronograma para que pueda visitar la mayor cantidad de sitios posible. Se eligió la Catedral para el día de exposición para todos porque se trata de un templo céntrico y se puede llegar allí fácilmente.

Mañana, las reliquias llegarán a la Catedral alrededor de las 19 y allí estarán expuestas para la gente que quiera verlas. Luego de eso se llevará a cabo la misa, a las 20, tal como sucede todos los días. Posteriormente, este tesoro franciscano seguirá su recorrido por el resto del país.

 

La Orden Franciscana Seglar


La Orden Franciscana Seglar, Ordo Franciscanus Saecularis (OFS), es la rama de la Familia Franciscana para los laicos o seglares.

Originalmente se le denominó Hermanos de Penitencia. 
Esta orden se estructura en cuatro niveles: local, regional, nacional e internacional. Las fraternidades en todos los niveles son animadas y guiadas por un Consejo y un Ministro (o Presidente). Este Consejo debidamente elegido en los distintos niveles, está formado por los siguientes oficios: Ministro, Vice-Ministro, Secretario, Ecónomo, y Responsable de la Formación. Forma parte del Consejo por derecho, el Asistente Espiritual de la Fraternidad.

En San Juan, la Orden Franciscana Seglar tiene sede en el templo de San Francisco que está por calle Santiago del Estero, en plena ciudad. La ministra es Beatriz Ruiz Bustelo.
 

Otras reliquias en la provincia


Pastorcitos de Fátima

En 2009 llegaron a la parroquia Nuestra Señora de Fátima las reliquias de los pastorcitos a quienes se les apareció la Virgen en 1917, en Portugal. Es un trocito de la piel de Francisco y una pequeña astilla del ataúd de su hermana Jacinta.

 

San Leopoldo Mandic

Esta reliquia está conformada por un trocito de la masa corpórea de San Leopoldo Mandic. Es propiedad del sacerdote José Juan García, quien la ha llevado para veneración en las parroquias en las que fue designado párroco.

 

Sangre de Juan Pablo II

En 2011 llegó una gota de sangre de Juan Pablo II a la Catedral. Luego, la reliquia fue entronizada, tras ser colocada en un relicario que fue rescatado de la antigua Catedral tras el terremoto del ‘44. La gota de sangre fue sacada cuando estaba vivo.

 

San Pío de Pietrelcina

Es un trozo de su hábito que llegó a la parroquia María Madre de Dios, en el barrio Aramburu, Rivadavia, en 2006. San Pío fue un sacerdote que durante más de medio siglo llevó en su cuerpo las señales de la crucifixión (estigmas).