San Juan.- Hasta la semana pasada, Aurora Gómez era planta permanente de la Municipalidad de Angaco y trabajaba en Tesorería, cuando fue descubierta robando unos $300 en un verdadero trabajo de hormiga. 

 

Las autoridades la observaron a través de cámaras de seguridad, sacando fajos de billetes y escondiéndolos en su ropa. La mujer hace dos años que es cajera y le cobraba boletas a los vecinos.

 

La Policía allanó su hogar y le secuestraron 50 mil pesos, de los cuales, una parte importante es del municipio, aseguraron fuentes calificadas. Fue despedida y detenida por la policía. 

 

Gómez tenía una antigüedad de más de 30 años y está cerca de jubilarse.