Anoche cerró una nueva edición de la Fiesta Nacional del Sol y como cada año, el gran festejo de los sanjuaninos dejó gustosos algunos visitantes y con gusto a poco a otros. ‘Este año nos jugó en contra una tormenta, pero creo que la fiesta estuvo buena. Yo creo que a la gente le gustaron más cosas, que las que le disgustaron‘, dijo la ministra Claudia Grynszpan, al respecto de esta edición. 


Según el balance de este año, los tres puntos negativos fueron: el desconcierto que pasó la gente cuando no se sabía si se suspendía el show de Maná; la tierra del estadio abierto, que molestó durante los shows sobre todo la noche del rock; y que el Parque de Mayo quedó chico para tanta gente. 

 

 


En cuanto a lo mejor que dejó este año la Fiesta del Sol, se destaca que cada noche el Parque se llenó de visitantes que se fueron satisfechos; que desde la Noche Soberana hasta el espectáculo de cierre la fiesta fue una puerta laboral abierta para empresas sanjuaninas y que durante el Carrusel del Sol quedó al descubierto la creatividad de los artistas y diseñadores de los distintos departamentos de San Juan.
 

Lo mejor



Feria multitudinaria


Cada noche miles de sanjuaninos y turistas visitaron la Feria y Exposición Temática del Parque de Mayo. Durante la primera noche, hubo 55.000 personas que a pesar del insoportable calor llegaron desde las 19 para poder ingresar en el mismo instante que abrieran las puertas. Así fue que cada noche los patios de comidas y los distintos stands estuvieron colmados de curiosos que no quisieron perderse ningún detalle. Dentro de la feria la gente disfrutó de varios escenarios con shows. 
 

Una fuente de trabajo

Este año la Fiesta se convirtió en una industria que dio trabajo a cientos de sanjuaninos. Hubo chicos que ganaron un concurso y diseñaron los vestidos de la Noche Soberana (foto), locutores que fueron convocados para los escenario de la feria y el Carrusel, 30 jóvenes con discapacidad que actuaron y fueron utileros durante la última noche y en la previa del autódromo Susana Arce, Melisa Alaníz y Maxi Castro, jóvenes con discapacidad, animaron junto a otros profesionales. 


La creatividad de los carros


El Carrusel del Sol se convirtió nuevamente en uno de los festejos más convocantes y muchos quedaron sorprendidos por la creatividad de los carros. Como escenarios móviles representaron el Cruce de los Andes y expusieron mucho arte con las esculturas, que fueron desde el yeso hasta la guata, y con el baile que llevaron abajo de los carros y arriba de algunos. Este año, debido a la temática, hubo muchos caballos, armas de guerra y el pueblo que acompañó en la gesta libertadora. 
 

 

Lo peor


Suspensiones y dudas


La noche del viernes será para el olvido. Es que después del Carrusel del Sol el estadio abierto comenzó a llenarse de gente que esperaba por Maná. Esa noche el espectáculo se suspendió poco antes de las 2, cuando estaba previsto que actuara a la 1. Durante ese tiempo la gente no supo qué hacer, mientras que tras la confirmación de la suspensión hubo caos porque el público quería volver a sus casas o resguardarse del agua. El sábado muchos devolvieron sus entradas por el enojo. 

 


La tierra durante los espectáculos 


Tras el derrumbe de las tribunas del estadio abierto la tierra de lo que era el campo de juego quedó sin compactar. Este polvo hizo que la gente se molestara a la hora de ver los shows. Sobre todo la noche del rock, cuando miles de jóvenes bailaron y saltaron con Kapanga y Ciro y los Persas. Por momentos la tierra se levantó y no dejó que se viera nada. Incluso esa noche hubo algunas personas que debieron ser atendidas por ahogos por el polvo que había en el ambiente. 

 


El Parque quedó chico


La gente copó el Parque de Mayo durante todas las noches. Hizo filas larguísimas para poder ver de cerca algunos stands, participar de algún juego o poder depositar un cupón para ingresar a un sorteo. Los patios de comidas antes de las 23 se quedaron sin lugar en varias ocasiones por la falta de espacio y hubo personas que hasta comieron en los cordones de la calle. Si bien la gente disfrutó mucho de la Feria hubo muchos que dijeron que debería hacerse en otro espacio con más lugar.