Devoción. Unos 100 jinetes participaron de la cabalgata en honor a la Difunta Teresa que se realizó ayer, en Angaco.


Ayer, los gauchos volvieron a demostrar su fe y devoción por la Difunta Teresa. Emprendieron una nueva edición de la cabalgata en su honor y este año fue para pedirle que los bendiga con salud y trabajo. Unos 100 jinetes participaron de esta travesía a caballo hasta el oratorio que se encuentra en el predio del paraje Agua del Conejo, en Angaco, cerca del límite con Jáchal y Valle Fértil. Hasta familias completas participaron de esta cabalgata movilizada por la devoción por esta mujer que murió trágicamente y a la que se le atribuye la realización de milagros.

A las 9, los gauchos emprendieron la marcha desde el Barrio Perón. Al mediodía llegaron a los baños de Guayaupa donde compartieron el almuerzo y descansaron un par de horas antes de continuar la marcha.

Por la noche, arribaron al lugar donde se encuentra el oratorio, donde compartieron un fogón.