“El amor salvará al mundo” señaló esta mañana en su homilía Monseñor Jorge Lozano, al rezar la Santa Misa con el rito de lavatorio de pies,  junto a internos y autoridades del Instituto Penal de Chimbas. El Obispo lavó los pies de 12 internos, para celebrar este Jueves Santo. 

 

 

“Hoy conmemoramos un acontecimiento muy importante”, agregó el Obispo Coadjutor.  “Jesús se inclina para lavar los pies a sus discípulos, es un gesto que sorprende, e incluso genera una primera reacción de rechazo en el Apóstol Pedro. Pero el Maestro no realiza esto como una simple cortesía o para sobreactuar: muestra hasta dónde quiere llegar en su servicio a los hermanos”. 

 

Monseñor Lozano recordó que “cuando Jorge Bergoglio realizaba esta celebración en Buenos Aires, elegía una unidad penal, una maternidad de mamás humildes, un Hospital, una villa, un centro de recuperación de adictos… Para tocar la carne de Cristo sufriente en los hermanos mas postergados”. “Por eso venimos aquí a realizar ese mismo gesto del lavatorio de pies, que nos compromete en el servicio a los hermanos y en el servicio a los más pobres”.