Brisa Mingolla Molina con un vestido corte princesa, escote redondo de tul bordado con lentejuelas, en la espalda corte en V y amplia falda de tul y base de crepe satén y detalle de flores en la cintura.

 

Son diseños para estar coquetas, pero también para poder saltar, correr, bailar y divertirse sin tener que estar sentadita y acomodándose las telas para que no se arruguen. Son prendas para estar muy lindas pero también cómodas. Incluso para destacarse y disfrutar de los detalles no sólo de los vestidos y sus accesorios, sino inclusive de hasta las etiquetas que son muñecas de cartón para vestir y jugar.


Todo eso y mucho más es lo que buscaban las diseñadoras sanjuaninas Florencia Tornello y Tania Viglione cuando empezaron a imaginar, dibujar y cortar los vestidos de fiesta que conforman la primer marca de esta sociedad. "Doña Moña'' es el nombre de la colección que pretende llenar de diseño la ropa que las nenas visten para ocasiones especiales como cumpleaños, bautismos, casamientos y eventos importantes. Inclusive los proponen como esa prenda que toda mamá quiere atesorar para su hija como recuerdo de la infancia, explican las emprendedoras que pese a tener estilos y modos de trabajo muy diferentes pudieron unirse, ponerse de acuerdo y plasmarlo en dos líneas de vestidos, una de alta costura y otra más informal con telas de algodón. Sea el tipo de vestido que sea, esta vez, la inspiración para lograrlos llegó de la mano de lo que sucede en un ballet clásico y sus protagonistas. Por eso los vestidos y accesorios tienen muchos tules simulando el tu-tú de toda bailarina.

 

Josefina Prado Tornello con un vestido de color dorado, con talle a la cintura, escote redondo de tul bordado con lentejuelas y flores, espalda escotada con botones y amplia falda de tul y base de crepé satén. El detalle, en lugar de mangas, tiene alitas.
Josefina Contreras López con vestido de tul bordado con lentejuelas y en la espalda, con lazos forma un moño. Las mangas tienen vuelitos o alitas. Vincha con flor de tela.

 

 

Todo comenzó porque las diseñadoras trabajaron juntas en las dos últimas ediciones de la Fiesta del Sol y estuvieron a cargo del Vestuario del espectáculo final. Es por eso que compartieron mucho tiempo de labor frente a las máquinas de coser pero también sus sueños y aspiraciones. Como si fuera poco, ambas tuvieron la posibilidad de estar cerca de los talleres en dónde se adaptaba el material que llegaba para las obras del Teatro del Bicentenario desde el Teatro Colón. Y ahí fue que decidieron cómo querían que fuese su colección: soñaron estar entre zapatillas de punta, con vestidos de tul, entre espejos y barras. 

 

Maitena Plana Herrera vestido color dorado, con escote redondo de tul bordado con lentejuelas formando flores. La espalda es escotada y cierra con botones forrados. Amplia falda de tul color natural y base de crepe. En su cabecita ruluda, vincha con telas y cintas al tono.
Mía Mingolla Molina lleva un vestido con talle a la cintura, con escote redondo de tu bordado con lentejuelas y espalda escotada con botones. La pollera amplia es de tul con base de tafetàn. El detalle es un lazo dorado.
  <

/figcaption>

 

Alma Rodríguez Sánchez vestida con una prenda de corte princesa con escote redondo de tul bordado con lentejuelas y espalda con escote en V con detalle de moño y flores en la cintura. Como detalle, vincha con moño.

 

"Son vestidos románticos, simpáticos y muy ponibles para talles de 2 a 8 años, que se identifican por su nombre según el tamaño como Doña Azulina, Doña Rosa, Doña Clara y Doña Caramelo. Hay varios modelos según el talle y se caracterizan por no tener elementos que las incomoden a las nenas como cierres o costuras molestas. Son diseños simples, de fiesta, muchos de ellos elastizados o amplios para que puedan moverse con libertad, basados en telas de punto, tules, satén, sedas y crepes, bordados en lentejuelas o con detalles como florcitas, alitas, moños y botones forrados y con strass. Super femeninos'', cuentan estas artistas de las telas.


Esta primer colección está plasmada en una paleta color pastel, dorado y plateado. Pero no descartan para las próximas apelar a diseños con flores y estampados clásicos para nenas.


Tania -que ni bien terminó el secundario, hizo sus valijas y se fue a estudiar diseño de moda a un instituto en Verona (Italia), dónde no sólo aprendió sino que además trabajó para una marca de ropa, pero hace 8 años regresó porque los afectos pudieron más que las puertas que se le abrían en Europa y decidió emprender su propia marca de ropa para mujeres que comercializa al por mayor en San Juan y en Mendoza aunque también vende por encargue, además ha participado vistiendo elencos de teatro y de danza- junto a Florencia -que hace mas de 12 años que creó con su nombre su marca de ropa de alta costura hecha a medida, después de haber estudiado Diseño Gráfico, Ciencias Económicas e inclusive haber tomado talleres sobre Moda, molderia, bordado y pintura- no dejaron detalle al azar: incluyen vinchas con flores y hasta coronitas como complemento.

 

Alma Valentina con un vestido color caramelo, con talle a la cintura. El escote es redondo de tul bordado con lentejuelas. La falda es muy amplia, de tul color natural. Vincha con flores de tela.
Guillermina Barquiel Yáñez y un vestido con talle a la cintura y escote redondo de tul bordado con lentejuelas verde agua. La espalda tene un diseño con lazos, formando un moño. La falda es de tul y tiene 3 capas de color natural y base de satén. En sus pies, guillerminas labradas, de cuero, con detalle de moño. Vincha con flores de tela y tules.
Milagros Femenía Mingolla con su vestido de corte princesa de color natural, con tul bordado y tela de punto. Como detalle, un lazo dorado. En sus pies, balerinas con moño. Vincha con flor. 


Guillermina Femenía Mingolla con un vestido corte princesa color caramelo, con escote redondo de tul bordado con lentejuelas y moños en los hombros. La falda de tul es irregular, color natural.

 

 

  • El dato


Cualquiera de estos vestidos tiene un precio en el rango de entre 2000 y 2800 pesos, dependiendo de los talles y modelos.


Se consiguen en el taller de Florencia Tornello en Angel D. Rojas 402 (sur) en Capital y en el Showroom de Tania Viglione ubicado en Tancredo Neves 4278 (oeste) Rivadavia. Para acordar visitas se deben acordar previamente a los teléfonos 155-457903 y 154-888933.


Los vestidos también se pueden comprar vía on line a través del mail: [email protected] .com


Para seguir la marca en las redes sociales @donamonaok (Instagram) y doña moña (Facebook).


 
Créditos:


Vestidos "Doña Moña''

Diseños y accesorios: Tania Viglione y Florencia Tornello

Zapatos, guillerminas y ballerinas de las marcas Blue Duck, Pepes Bebes, Ferli y Hush Puppies: Casa 2000 (en sus locales de Tucumán 47 sur; Rivadavia 2017 este; local Pato Pampa en Hiper Libertad y sucursales en Rawson, Pocito, Jáchal, Barreal (Calingasta), Valle Fértil, Media Agua (Sarmiento) y Caucete)

Juguetes de peluche, unicornios, caballitos, elefantes, osos, conejos muñecas peponas de Rodney (Laprida esquina Entre Ríos, Libertador casi Salta y local 810 de Hiper Libertad)

Agradecimientos a Margarita y Francisco (de Casa 2000) y Elizabeth Montilla (de Rodney).