Es el título que John Carlin, autor, le puso a su libro. Estudió lengua y literatura inglesa en la Universidad de Oxford, es periodista desde 1981 como redactor de política y deporte y además crítico de cine para el Buenos Aires Herald de Argentina. Entre 1989 y 1995 fue corresponsal en Sudáfrica de The Independent, cubriendo los años más importantes del fin del apartheid. Escribió documentales y varios libros. Su último es, Rafa, el tenista español Rafa Nadal. Recibió en el 2000 el premio Ortega y Gasset por un artículo para El País sobre la inmigración en España. 


El autor del libro conoce a Mandela siendo corresponsal del diario Independent londinense. Durante cinco años pudo tomar constancia de las hazañas de este gran personaje de la historia; de sus problemas y tribulaciones y, como tal, cubrió tanto la puesta en libertad, el 11 de febrero de 1990, como su ascenso a la presidencia del país cuatro años más tarde. Tuvo una gran proximidad a Mandela; tan es así que él sabía bien quién era Carlin ya que había leído la mayor parte de sus escritos. 


El retrato del personaje político y de la persona que fue Mandela, "La sonrisa de Mandela", el primer presidente negro de Sudáfrica, elegido en 1994 tras 27 años de prisión. La experiencia de estar frente a un hombre como Mandela, compartir momentos y charlas, le otorga un modelo de seriedad con gran sentido del humor. "Quisiera pensar que yo sería igual sin haber vivido estas experiencias, pero sé que soy mejor persona gracias a Nelson Mandela". 


El retrato más cercano de un icono del siglo XX y de la lucha contra la injusticia. Entre el 11 de febrero de 1990 y el 10 de mayo de 1994, Nelson Mandela pasó de ser el prisionero político más famoso del mundo a presidente de su país. Fueron cuatro años vertiginosos y fascinantes que dieron la talla humana y política de un líder excepcional. 
John Carlin, observador privilegiado de esa etapa, traza un emocionante retrato en el que demuestra que se puede ser un gran político sin dejar de ser una gran persona, y que la reconciliación y la convivencia son no solo deseables si no posibles incluso en las circunstancias más difíciles. 


"Fue fantásticamente coherente, expresa el autor. Como todos los políticos tenía su discurso y como todos, muy bonito. Pero él siempre lo mantuvo, también en su vida privada alejada de las cámaras. Montones de anécdotas dejan por sentado y demuestran ese respeto, por ejemplo con una azafata en un avión o con una camarera en un hotel. Daba igual que estuviera con la reina de Inglaterra o con cualquiera; trataba a la gente con igual elegancia, cortesía y respeto". 


Ya en su ancianidad y casi por momentos con la mirada perdida al igual que su pensamiento, John tuvo la última entrevista con él. 2009, viéndolo sentado recordaba al hombre que había doblegado la voluntad de toda una nación y había convencido a los blancos y negros de Sudáfrica de que abandonaran sus impulsos de venganza y sus miedos, al hombre que había hecho pensar de manera diferente. 


 
* Un gran seductor, un excelente vendedor, pero sobre todo un líder que cumplía su misión. Poseía valores fijos: justicia, igualdad y respeto para todos. 


* Un objetivo claro: terminar con el apartheid y establecer un sistema de votación igualitario. 


* Salió de la cárcel con una idea clara de cómo conseguirlo: reconciliándose con los enemigos y forjando una paz duradera entre ellos. 


  
¿Cuáles eran los ingredientes para que nadie, ni siquiera la reina de Inglaterra o el presidente de los Estados Unidos, pudiera resistirse a sus encantos?  


 
"Siempre se presentaba ante todos como un hombre de una integridad inquebrantable y nunca traicionaba esa impresión. La clave está en su constancia. La integridad debe medirse en términos de coherencia entre los valores que uno expone y el propio comportamiento en todos los aspectos de la vida".  


Un libro que salvando la idea del Presidente de los Argentinos, vale la pena leer una y mil veces por el gran ejemplo que deja a la humanidad no solo de democracia sino de valores de vida. 


La obra del británico John Carlin inspira la última película de Eastwood, Invictus. 


Piedra Libre: $349  

 "John Carlin ha sido muy valiente a la hora de escribir sobre nuestro país y ha contado cosas que muchos periodistas nunca se hubieran atrevido a explicar".  
 Nelson Mandela 

 

 "Creo que por muy importante que haya podido ser la presencia de Mandela en el escenario global, todavía queda mucho que decir acerca del hombre que fue, sobre la calidad de su liderazgo y el legado que deja al mundo. Mi esperanza es que cuando los lectores terminen este libro tengan un conocimiento más profundo de Mandela como individuo y comprendan por qué ha sido, tanto en lo moral como en lo político, la figura más destacada de nuestra era".  
 John Carlin