Celeste y blanco. Las banderas argentinas dominaron la escena de la multitudinaria marcha al Congreso. Fueron mayoría entre carteles y pancartas.

 

 

Casi a la misma hora que arrancaban las distintas marchas en el país para pedir su desafuero y acorralada por un acuerdo previo en el Senado que sellaba su suerte el día de hoy, la expresidenta Cristina Fernández pidió al Senado que autorice los allanamientos en sus domicilios solicitados el juez federal Claudio Bonadio.

En una carta dirigida a todos los bloques de la Cámara Alta, Cristina informó que no tiene "ningún inconveniente" en que se autoricen los registros en sus casas particulares en el marco de la causa por los cuadernos de las coimas.

Pero la actual senadora lo hizo con distintos pedidos, desde que no haya cámaras de televisión ni fotográficas a que Bonadio "no rompa nada". Y también apeló a la ironía como cuando habla de la posibilidad de que encuentren "piedras preciosas".

La carta de Cristina se conoció luego de que se difundiera que en el Senado -a diferencia de lo que ocurrió la semana pasada- ya existía un acuerdo entre el oficialismo y la oposición para permitir el allanamiento a tres propiedades de la expresidenta por las cuales, según lo que se investiga en la Justicia, pasaron centenares de bolsos cargados con dólares provenientes de sobornos pagados por empresarios con contratos con el Estado.

"Corresponde aclarar que esta decisión no implica convalidar la irracionalidad de las medidas dispuestas por Bonadio en su cruzada persecutoria contra mi persona, sino que tiene por principal objetivo terminar, de una vez por todas, con el show montado alrededor de estos allanamientos sin fundamentos", dice Fernández en una carta en su cuenta de Facebook.

Este miércoles, tras dos intentos fallidos, el Senado volverá a tratar de debatir el pedido de Bonadio para llevar a cabo registros en los domicilios de la exmandataria en Buenos Aires y Santa Cruz.

La primera fecha establecida para el debate (el 8 de agosto) fue aplazada porque algunos senadores alegaron no haber tenido tiempo para leer el documento enviado por el magistrado, y la segunda (el miércoles pasado) no prosperó porque la mayoría de legisladores del peronismo no dieron quórum.

"Tengo muy claro que dicha actitud no fue por solidaridad personal ni "corporativa", sino que, por el contrario, obedeció a la firme decisión política de no convalidar la utilización del Poder Judicial como instrumento de persecución política a los opositores y de distracción mediática para la población", señaló Fernández.

Como ya ha insistido en varias ocasiones, considera que sus problemas con la Justicia se dan para tapar "la grave situación económica y social" que atraviesa el país "con motivo de las políticas aplicadas por el gobierno de Mauricio Macri".

Como primera condición, CFK pidió que en los allanamientos "no haya cámaras de televisión ni fotográficas, para evitar así la posterior difusión de imágenes en programas oficialistas con clara intención de humillación y hostigamiento hacia mi persona".

Al momento de avalar que el Senado dé su visto bueno a la medida, la viuda de Kirchner solicitó que estén presentes sus abogados y un senador o senadora designados por ella.

También que se resguarden sus objetos de uso personal y los que conforman el ajuar de las casas.

"Para ser más clara, señores senadores y señoras senadoras: si encuentran lingotes de oro, millones de dólares o piedras preciosas en bolsas, se los pueden llevar; pero si encuentran un anillo o un collar, está claro que son objetos de mi uso personal", enfatizó la ex jefa de Estado.

Por último, pide que Bonadio "no rompa nada", especialmente en su casa de El Calafate, donde murió su marido en octubre de 2010.

 

En San Juan. Aquí los manifestantes caminaron en sentido horario por el interior de la Plaza 25. Hubo aplausos y un cerrado pedido de "desafuero".


 

Una multitud reclamó el desafuero de CFK

 

"Presa la queremos", "No vuelven más", "Argentina sin Cristina" y "Devuelvan lo robado", "No a un Congreso cómplice", "Ley de Extinción de Dominio ya", fueron los principales cánticos que se escucharon anoche en la multitudinaria marcha frente al Congreso para pedir el desafuero de Cristina Kirchner. Aunque no faltaron las pancartas con referencias a un "Congreso cómplice" o los "Bolsos llenos, heladeras vacías". La convocatoria, que se realizó con los hashtags #21A, #21AVoyAEstar y #21ATodosAlCongreso, se replicó en otras ciudades del país, como Rosario, San Rafael, San Luis, Córdoba y Neuquén, San Juan, entre otras. El temario de la protesta incluía el reclamo de la sanción de la Ley de Extinción de Dominio, una figura que habilitará al Estado a recuperar bienes obtenidos por el delito, cuyo proyecto será tratado hoy en la misma sesión del Senado.